+VIDEO| Gigantesca telaraña cubrió parque de Nueva Zelanda y deja un paisaje de pesadilla | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Agencias

Una especie de gigantesco velo blanco ondea sobre la hierba en un parque cercano a la Bahía de Plenty, en Nueva Zelanda, formando olas como lo harían las aguas de un océano a causa de un viento suave. La imagen bascula entre la poesía y el horror, porque se trata en realidad de un conjunto de telarañas producidas por lo que parecen ser miles de pequeñas arañas.

Según narra en su web The New Zealando Herald, Tracey Maris, una mujer que disfrutaba del parque junto a su familia, capturó en vídeo las imágenes de la colosal seda, cuyas medidas son asombrosas: unos 30 metros de largo y entre dos y tres metros de ancho. Al principio, Maris pensó que las telarañas estaban vacías, pero pronto se percató de la presencia de miles de pequeñas arañas negras en la parte superior. Es fácil imaginar la impresión.

Las arañas estaban sobre un montículo elevado, ya que posiblemente buscaban un terreno más alto después de las recientes inundaciones del ciclón Cook. Según explica a la revista Live Science Thomas Scheibel, jefe del Departamento de Biomateriales de la Universidad de Bayreuth en Alemania, aunque en Nueva Zelanda vive un gran número de especies de araña, es imposible decir cuál fue la autora de este campo de pesadilla.

Los expertos aseguran que estos tipos de redes de telarañas no están hechos de un solo tipo de seda sino de sedas con propiedades diferentes. Sin embargo, es probable que todas las telas en el vídeo hayan sido realizadas por la misma especie, probablemente por varios miles de individuos.

Este fenómeno no dura mucho tiempo. Al parecer, el trabajo de las arañas fue destruido parcialmente por un perro que corría por el campo y una tormenta eléctrica hizo desaparecer lo que quedaba. No quedó ni rastro de ese paisaje propio de Halloween.

Fenómenos parecidos se han producido antes en distintas partes del mundo. Por ejemplo, en Lezama, Argentina, millones de arañas abandonaron su hogar en tierra y se dirigieron a lugares más elevados, incluidos árboles, para instalarse allí a causa de las lluvias.

Síguenos por @800noticias