+VIDEO | El novato Acuña lució como un veterano al dar su primer hit en las Grandes Ligas | 800Noticias
800Noticias
Deportes Beisbol

800Noticias / MLB

Ronald Acuña lució como algo más que un prospecto promisorio. Por momentos pareció un veterano.

El venezolano de 20 años pegó un sencillo y anotó la carrera del empate en el octavo episodio del partido que marcó su debut en las Grandes Ligas, una victoria conseguida el miércoles por los Bravos de Atlanta 5-4 sobre los Rojos de Cincinnati.

Acuña se convirtió en el pelotero más joven que juega actualmente en las mayores unas horas antes del duelo, cuando se le convocó desde la sucursal de la Triple A. Bateó de 5-1 y jugó como jardinero izquierdo.

“En cuanto entré al terreno me sentí como en casa”, manifestó el pelotero nacido en La Guaira. “Me sentí cómodo”.

El manager de los Bravos, Brian Snitker, no notó nerviosismo en el joven.

“Creo que estuvo realmente bien”, afirmó. “Nada lo afectó. No se mostró abrumado. Entró y jugó como sabe hacerlo”.

Acuña solicitó el número 13, en busca de emular a sus compatriotas Dave Concepción, Oswaldo Guillén y Omar Vizquiel, tres extorpederos. El recién llegado pegó dos elevados profundos y se ponchó en un par de ocasiones.

Ozzie Albies, el segundo jugador de menor edad en las mayores con 21 años, disparó un vuelacercas por Atlanta. Fue golpeado por un lanzamiento en el inicio del noveno inning, y anotó la carrera de la ventaja con el segundo doblete del panameño Johan Camargo en el encuentro.

Camargo produjo dos carreras y el venezolano Ender Inciarte conectó tres inatrapables por los Bravos, que ganaban por 3-0 después de cuatro entradas. Acuña anotó con un sencillo de Kurt Suzuki, cuando había dos outs del octavo capítulo, para colocar la pizarra en 4-4.

Acuña militaba en la sucursal en Gwinnett. Dio el salto de la categoría Clase A a la Triple A en 2017, con un registro combinado de .325, más 21 jonrones, 82 impulsadas y 44 bases robadas.

También fue laureado como el Jugador Más Valioso de la Liga de Otoño en Arizona. Comenzó la actual campaña como el segundo prospecto mejor cotizado, según MLB.com, por detrás de la sensación japonesa Shohei Ohtani, quien se desempeña como lanzador abridor y bateador designado con los Angelinos de Los Ángeles.

Acuña entusiasmó a los aficionados de los Bravos con una espectacular pretemporada, en la que bateó para .432 con cuatro jonrones, cuatro bases robadas y un OPS de 1.247 en 16 juegos.

En Triple A este mes, Acuña arrancó a los tumbos, con un promedio de .232, un jonrón y dos impulsadas en 69 turnos al bate, pero había bateado 11 hits en sus últimas 33 apariciones legales.

“Es un joven talentoso”, valoró Snitker. “Sólo necesita dejar que el talento fluya y debe disfrutar el hecho de jugar acá”.

Al demorar su ascenso a las mayores durante unas semanas tras el día inaugural, los Bravos postergaron la elegibilidad de Acuña como agente libre hasta después de la temporada de 2024.

Damon Berryhill, manager de Gwinett dio a Acuña la noticia del ascenso, aproximadamente a las 11 de la noche del martes, en Rochester.

“Me llamó a su habitación de hotel y me dijo que me habían convocado a las Grandes Ligas”, relató Acuña. “He esperado este momento, pero cuando me lo dijeron me quedé en ‘shock’. No sabía qué pensar”.

Síguenos por @800noticias