Un año de la muerte de Adriana Urquiola: periodista amenazada y responsable libre | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

Ya se cumplió un año del asesinato de la intérprete de señas, Adriana Urquiola y aún su crimen continua impune. Urquiola fue asesinada con dos disparos la noche del domingo 23 de marzo en la urbanización Los Nuevos Teques, justos cuando descendía de un vehículo por puesto, ya que una protesta impedía la circulación de carros por el sector.

Adriana, quien para el momento tenía siete meses de gestación, tuvo que descender del colectivo al igual que otras personas, entre ellas Rosalba Pérez Ibañez. No tendrían sino unos minutos de haber descendido del transporte y buscando –cada quien por su lado- la forma de saltar los obstáculos y poder llegar a sus hogares, cuando se escucharon los disparos que se alojarían en el cuerpo de estas dos damas, quienes entre el tumulto de la manifestación nocturna habrían caído al suelo heridas de bala.

Los testigos indicaron que vieron como de una camioneta rústica descendió un hombre pistola en mano y disparó, porque al sujeto no lo dejaban pasar. Mientras las mujeres heridas eran atendidas, la policía de Miranda fue alertada de la situación y comenzó la persecución de esta camioneta. Una persona tomó nota de las placas y fue entonces cuando se conocería la identidad del hombre que es señalado como el autor material del hecho. Yhonny Bolívar.

La investigación realizada por medios de comunicación reza que Bolívar, quien tenía su residencia en San Antonio de Los Altos a unos diez minutos de los Nuevos Teques, lugar donde ocurre el hecho, llamó desde su casa a la Policía Nacional Bolivariana, ya que poseía un carnet que lo acreditaba como Comisionado de este organismo de seguridad. Pidió que una comisión lo buscara en su hogar, ya que tenía la información de que una mujer supuestamente fue tiroteada en la manifestación.

Cuando llegó se identificó como funcionario de la PNB y se enteró de todos los pormenores del suceso. En horas de la mañana el Cicpc realizó las diligencias pertinentes y a través de la placa de la camioneta, que fue anotada la noche del crimen , llegaron hasta la residencia de Bolívar. Allí se volvió a identificar como funcionario y dijo que había prestado la camioneta a su hermano.

En una entrevista concedida al diario El Nacional, Yhonny Bolívar admitió haber sido el responsable del hecho y dijo que había disparado al aíre. Según la planimetría, una bala dio en un poste y luego se alojó en la cabeza de Urquiola. También reconoció que en su momento estuvo preso por extorsión, más ratificó que no trabajó como escolta de la ministra de Asuntos Penitenciarios Iris Varela.

Jenny Oropeza del diario 2001, es una de las periodistas de sucesos que le ha dado cobertura amplia y detallada a este caso, situación que le ha costado varias amenazas de muerte.

Oropeza manifiesta que una vez que Bolívar tuvo en cuenta que las autoridades estaban tras de él, se fugó y en algún momento llegó a salir del país.

La comunicadora social dijo que sus fuentes le han informado sobre la presencia actual de Bolívar en el estado Lara, de donde es oriundo.

Por su parte, la madre de Urquiola, Manuela Pérez, ha emprendido una campaña titánica en la que ha logrado que Bolívar aparezca entre los más buscados en Latinoamérica.

Según la madre de la víctima, Bolívar anda en la calle de manera impune. Una de sus últimas apariciones supuestamente fue en un reconocido hotel de Margarita el 31 de diciembre.

Recientemente la comunicadora social Jenny Oropeza ha sido citada nuevamente a la Fiscalía para declarar en torno al caso y continúan las amenazas en su contra, mientras que Bolívar sigue libre.

800Noticias / Félix Azuaje

Síguenos por @800noticias