Torre Confinanzas será centro de derechos urbanos para la paz y la cultura | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

La Torre Confinanzas, cuyo proceso de desalojo culminó este miércoles, se convertirá en el centro de derechos urbanos de Caracas, para el fomento del arte y la paz en la capital, indicó este jueves el presidente de la República, Nicolás Maduro.

Ese espacio “se lo entregó a la cultura, a todas las artes. Puede haber estudios de cine, televisión, teatro, centros para nuestras orquestas sinfónicas infantil y juvenil Simón Bolívar, de todo allí, para la poesía, para danza, para el break dance”, indicó el mandatario en su participación en el Congreso Internacional Inventar la Democracia del Siglo XXI, que se inauguró este jueves en la Biblioteca Nacional, en Caracas.

Para cumplir esa tarea, la estructura será recuperada mediante la gestión de una comisión presidencial integrada por Ricardo Molina, ministro para la Vivienda y Hábitat; Ernesto Villegas, el jefe de la Operación Zamora, que coordinó el retiro de 1200 familias que residían en la torre; Reinaldo Iturriza, ministro para la Cultura; Pedro Infante, de Juventud y Deportes, y Héctor Rodríguez, de Educación, así como Jorge Rodríguez, alcalde de Caracas. Como secretaria de la instancia fue nombrada la arquitecto Paola Posani.

Con el traslado de las familias y la recuperación del espacio, infraestructura que quedó inconclusa tras la crisis bancaria de 1994, se salda una deuda histórica con un grupo de venezolanos víctimas de la exclusión que signó la IV República y que optaron por vivir en esa torre a falta de techo propio.

Mientras se evaluaba cómo afrontar la situación en la torre, el mandatario pidió en su momento a Villegas conforma un equipo con ministros y el alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, “y se encargan de manera digna, en asamblea comunal, en reunión con vecinos, de liberar esas torres y llevar a todas esas familias a viviendas dignas. Ayer se cumplió la orden. Misión cumplida perfecta”.

Ahora, la comisión presidencial debe avanzar en la definición del proyecto para recuperar el espacio y acelerar la aprobación de los recursos, con apoyo de instancias como el Movimiento por la Paz y por la Vida, qué funcionará en el nuevo centro. “Es un regalo para Caracas”, agregó el mandatario.

Un trabajo de paz y dignidad

El jefe de Estado hizo un contacto televisivo con Villegas, quien recorría la torre desalojada junto a funcionarios que ayudaron en la Operación Zamora: Favio Zavarse, secretario de Seguridad Ciudadana del Gobierno de Distrito Capital; Inés Orozco, lideresa de la comunidad que hacia vida en el lugar; Bárbara Rubio, directora de Protección Civil (PC) de Distrito Capital, entre otros efectivos.

El proceso para desalojar a las familias se caracterizó por la paz y la comprensión de la situación de riesgo que se corría en el lugar, donde hubo personas que resultaron heridas por la caída de piezas que integraban la infraestructura. Incluyo, hubo vehículos que cayeron desde los estacionamientos.

“Muchos apostaban a que aquí solo era posible entrar con violencia, que el Estado tendría que entrar acá con armamento, a someter a una población hostil. Pues bien, aquí entró la Guardia Nacional Bolivariana, pero sin armas” para ayudar a los residentes a acarrear sus enseres, recordó Villegas.

Como punto de partida para el desalojo, “hicimos una asamblea con población que aquí habitaba (…) y decidimos que no podíamos ni siquiera proponerle ninguna solución si primero no recorríamos los 28 pisos que estaban ocupados”.

“Hasta allá arriba subimos, a verle a la cara a los niños, las niñas, los adultos mayores, a las mujeres, a los hombres que aquí habitaban, para ver si era verdad la monstruosidad que se decían de ellos. Y nos conseguimos con un barrio. Los respetamos y construimos con ellos las soluciones”, explicó Villegas.

Tras las evaluaciones, comenzó el trabajo de retiro de los residentes de la torre el 22 de julio, cuando el primer grupo de familias salió. “El primero piso que clausuramos fue el 28. Algunas de las familias que ahí vivían se mudaron a sus viviendas directamente, otras que estaban pensándolo se reubicaron en pisos inferiores. Y así fuimos piso por piso, poco a poco, fuimos ganando confianza entre esa población para que supiera que era cierto lo que estábamos planteando”.

En esta labor fue clave la labor del Ministerio de Vivienda y Hábitat, que contribuyó a concretar la solución acordada con las familias afectadas de forma pacífica, lo que contrasta con acciones como los desahucios en España, destacó Villegas.

Quienes residían en la torre vivieron en un símbolo del fracaso del neoliberalismo y ahora “este espacio de la ciudad deja de ser icono negativo, un hueco en la ciudad, lleno de estigmas” para ser espacio para la vida, agregó.

Fuente: AVN

Síguenos por @800noticias