Tokio ordena revisión del proyecto del estadio olímpico de 2020 | 800Noticias
800Noticias
Deportes

Tokio, Japón | AFP | El primer ministro japonés, Shinzo Abe, ordenó este viernes una revisión completa del proyecto del futuro estadio olímpico para los Juegos de Tokio 2020, en respuesta a las numerosas críticas sobre su coste, estimado en unos 2.000 millones de euros.

“En lo que concierne al nuevo estadio nacional para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2020, he decidido revisar completamente el proyecto y partir de cero”, declaró a la prensa tras reunirse con el presidente del comité de la organización, Yoshiro Mori.

“He tomado esta decisión porque me han asegurado que podremos terminar a tiempo la construcción (…). Por el contrario, lamentablemente, el estadio no estará listo para el Mundial de Rugby” de 2019, señaló, resaltando no obstante que el gobierno sigue apoyando este campeonato.

Japón deberá encontrar ahora otra instalación para albergar el Mundial de Rugby, ya sea en Tokio o en Yokohama.

Inicialmente, la factura del estadio se elevaba a 162.000 millones de yenes (1.200 millones de euros), pero pronto ascendió a 252.000 millones de yenes (1.870 millones de euros), una cifra nunca vista en la historia del deporte.

A título de comparación, el estadio de los Juegos Olímpicos de Londres costó poco más de 624 millones de euros, y el de Pekín, 417 millones.

El arquitecto japonés Tadao Ando, presidente del jurado que eligió el diseño del nuevo estadio a finales de 2012, se mostró sorprendido el jueves por el coste final, pero defendió el proyecto de su colega británico-iraquí Zaha Hadid, cuya estética futurista también ha creado polémica.

“No podemos abandonar a Zaha. Si lo hacemos perderemos toda nuestra credibilidad en el extranjero”, advirtió el ganador del ‘Premio Pritzker’, que no quiso opinar este viernes sobre la decisión del primer ministro.

– Criticado por su estética –

Abe, que en un principio era contrario a un cambio arquitectónico de grandes proporciones, se ha visto obligado a tirar la toalla, especialmente porque su popularidad está en los niveles más bajos desde que ocupa el cargo, también debido al rechazo ciudadano a su política de defensa.

“Debemos hacer todo lo posible para controlar los costes. Estamos decididos a construir el mejor proyecto y en el plazo más corto posible”, señaló.

El ministro de deportes Hakubun Shinomura, presente en el encuentro con la prensa, señaló que ahora se abrirá un nuevo concurso.

“Vamos a elegir el diseño en los próximos seis meses. Desde el diseño hasta la finalización de la construcción necesitaremos 50 meses. El objetivo es terminarlo de aquí a la primavera de 2020”, señaló Shinomura.

En un principio la obra del proyecto original debería haber comenzado en octubre para estar finalizada en mayo de 2019, un año antes de los Juegos.

Además de por su coste astronómico, el proyecto de Zaha Hadid, a la que no se ha localizado este viernes, fue criticado desde el principio por su estética.

Espectacular e innovador para algunos, el estadio, con forma de nave espacial, fue comparado con una tortuga por sus detractores, un casco de bicicleta o incluso la taza del inodoro. Además fue acusado de desfigurar el paisaje de la zona, según algunos arquitectos de renombre.

El futuro recinto se levantará en el lugar del antiguo Estadio Nacional, construido para los Juegos Olímpicos de 1964 y recientemente demolido.

La zona es un inmenso espacio verde junto al santuario de Meiji, en pleno Tokio, uno de los lugares preferidos por los vecinos de la capital para pasear.

Síguenos por @800noticias