Ted Cruz, el ultraconservador que amenaza a Trump | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

AFP

El senador estadounidense Ted Cruz llegó a ser considerado un ‘loquito’ por sus pares del partido Republicano, por su obsesión con el cierre del estado federal mediante el bloqueo al presupuesto, pero ahora prepara el salto para llevar a su ultraconservadora facción Tea Party a la Casa Blanca.

A apenas dos días del inicio de las primarias, en el estado de Iowa, Cruz aparece ya pisándole los talones al favorito de los sondeos, el millonario Donald Trump, en la disputa por la nominación presidencial republicana.

El abogado de 45 años tiene apenas tres años de experiencia en Washington como senador, pero su condición de ‘rebelde’ tiene éxito entre electores republicanos furiosos con el ‘acomodado’ sector del partido que no desea comprarse demasiados problemas con el presidente demócrata Barack Obama.

Para los políticos y electores del partido Demócrata, Cruz es un demagogo peligroso a quien odiar resulta fácil.

Pero para los sectores conservadores religiosos, Cruz es un patriota, un representante del hombre de a pie mandado al Congreso (y quizá la Casa Blanca) para defender el ideario de un estado mínimo y apoyo a la iniciativa privada.

Con ello, se convirtió en una suerte de estrella de los sectores más conservadores del partido, y en especial del ultraconservador Tea Party, aunque no son pocos los que lo consideran parte del problema por su insistencia en trabar la actividad del estado federal.

Eximio orador, Cruz ya enfureció a la dirigencia partidaria de más edad por su completa falta de obediencia o respeto por los líderes tradicionales, a quienes les roba cámara cada vez que puede.

En su discurso, Cruz insiste en que el gobierno ha destruido la economía, limitó las libertades religiosas, dejó los derechos constitucionales “bajo asalto”, aplasta a los estadounidenses con impuestos y además desea sacarles sus armas.

“Yo sé como se arregla esto. Y es hacer que Washington deje de destruir todo”, dijo recientemente en un acto.

En septiembre de 2013, Cruz se tornó una celebridad cuando pronunció un discurso de 21 horas de duración para bloquear el Senado y evitar que se discutiera una ley sobre gastos públicos, gesto que tuvo como consecuencia el cierre del gobierno federal por falta de un presupuesto legalmente aprobado.

Este interminable discurso para obtener el cierre del gobierno llevó a la exasperación al veterano senador John McCain, candidato presidencial republicano en 2008, quien clasificó a Cruz y otros legisladores del Tea Party como los “loquitos de la derecha”.

De Harvard al Congreso

Nacido en Canadá y criado en Texas, hijo de un inmigrante cubano, Cruz se graduó en derecho en Harvard y en 1996 pasó a trabajar para un juez de la Corte Suprema, William Rehnquist.

Cruz se unió al equipo legal de George W. Bush durante el caos del recuento de votos en Florida en 2000, y luego ocupó altos cargos en el Departamento de Justicia y en la Comisión Federal de Comercio.

En 2003 retornó a Texas y fue nombrado jefe del ministerio público, por lo que debió argumentar numerosos casos ante la Corte Suprema en Washington.

En 2012, Cruz disputó una plaza al Senado apoyado por el Tea Party, la vertiente radical, antigobierno y antiimpuestos, y aplastó tanto a sus adversarios dentro del partido Republicano y a sus opositores demócratas.

Y fue así que el hijo de un inmigrante cubano, que siempre se jactó del enorme apoyo que tiene en Texas, un estado repleto de inmigrantes, se tornó un férreo opositor a cualquier medida para regularizar a los indocumentados.

En 2014 atacó con virulencia a Obama por la tentativa de proteger millones de inmigrantes de la deportación, medidas a la que llamó una “amnistía ilegal”.

Corriendo por la derecha

En la carrera interna republicana para la nominación presidencial, Cruz pasó a correr en una ruta con mucho tránsito: el neurocirujano Ben Carson, el ex senador Rick Santorum y el gobernador de Arkansas Mike Huckabee también salieron el buscar el voto de la derecha más dura, pero Cruz los superó a todos.

Solamente Trump, un multimillonario inmobiliario que se reinventó como populista conservador, se interpone ahora en el camino entre Cruz y la nominación republicana.

O por lo menos de una victoria en la primaria de Iowa.

En momentos en que Trump decidió elevar más el tono y bajar aún más el nivel de sus declaraciones y ataques a sus adversarios, Cruz salió al cruce afirmando que no se enterraría “en el lodo” de una batalla de insultos.

Durante el último debate entre los republicanos (que Trump boicoteó), Cruz expresó su convicción de que “los temas y la substancia, la visión y los antecedentes deben ser el centro de la política”.

Trump concentró sus ataques a Cruz por haber nacido en Canadá, afirmando que no puede ser presidente de Estados Unidos. El punto se convirtió en una polémica nacional, pero Cruz afirma que es un “ciudadano natural” estadounidense.

Síguenos por @800noticias