SpaceX entró en las grandes ligas del lanzamiento espacial | 800Noticias
800Noticias
Tecnología

Washington, Estados Unidos | AFP | La sociedad estadounidense SpaceX podrá entrar al codiciado mercado de los despegues militares, fortaleciendo aún más su posición en el mercado internacional de lanzamientos espaciales.

SpaceX anunció el martes que recibió la certificación de la Fuerza Aérea de Estados Unidos para lanzar satélites militares estadounidenses.

La firma fue fundada en 2002 enteramente con capitales privados y es controlada por el empresario Elon Musk, también fundador de los automóviles eléctricos Tesla.

El mercado de los lanzamientos militares se cifra en miles de millones de dólares para los próximos años. “Se puede prever de 10 a 12 lanzamientos militares por año como promedio”, contó Marco Cáceres, experto en temas espaciales de la firma de análisis económico Teal Group.

SpaceX estará en competencia con ULA, un emprendimiento conjunto de Boeing y Lockheed Martin que tenía el monopolio desde hace una decena de años.

La empresa espacial de Musk, que ha gastado millones de dólares en estudios y emprendió una batalla legal judicial con el gobierno estadounidense para obtener esa certificación, parte con una ventaja de precio sobre su competidor, lo que le permite esperar ganar rápidamente una cuota del mercado.

SpaceX ofrece lanzamientos por menos de 100 millones de dólares y afirma que su competidor es cuatro veces más caro. Según Marco Cáceres, la diferencia de precios puede que sea menor, pero sigue siendo importante.

“A mi juicio, ULA es dos veces más caro” que SpaceX, estimó.

Además de esta ventaja, SpaceX se beneficiará también de la dependencia que tiene ULA del motor ruso RD180.

Fiable y barato, el motor producido por el grupo público ruso Energomash fue un buen negocio para los estadounidenses, hasta el brutal aumento de tensiones con Rusia por la crisis de Crimea y Ucrania.

El Congreso estadounidense, impulsado sobre todo por el republicano John McCain, intentó prohibir a ULA importar motores rusos, que sin embargo la empresa necesita en los próximos años para poder garantizar los lanzamientos de su cohete Atlas V.

“Si el Congreso impone a ULA retirar demasiado rápidamente el RD180 (…), podría venir un período de cinco años en los cuales el Falcon 9 de SpaceX esté en posición de monopolio”, estimó Cáceres. “Creo que el Congreso mostrará sentido común”, añadió, pero la cuestión no se ha resuelto.

La primera prueba para la firma californiana será en junio, cuando el ejército de aire estadounidense recibirá ofertas para un lanzamiento de satélite GPS III.

El acceso a los mandos militares, garantía de previsibilidad y estabilidad, permitirá a SpaceX reforzar su posición en el mercado internacional comercial de lanzamientos satelitales.

Pero esto también representa un riesgo para la firma, que podría tener que acelerar su frecuencia de lanzamientos.

“Teniendo en cuenta la ya amplia cartera de clientes de SpaceX para contratos comerciales, con la NASA, con universidades, ¿podrá la firma cumplir con sus plazos y lanzar a tiempo?”, se preguntó Cáceres.

“Hasta ahora, SpaceX hacía 5 o 6 lanzamientos al año”, pero tendrá que pasar a “casi uno al mes”, calculó el analista.

La dificultad que representará la aceleración de esta frecuencia probablemente le sea de utilidad a Arianespace, gran rival en los mercados comerciales cuyos precios son por ahora, con el lanzamiento del Ariane 5, un poco más altos que los de SpaceX.

“Arianespace podría mostrar una mayor capacidad para cumplir los plazos”, indicó.

Síguenos por @800noticias