Descubren proteína que revierte el envejecimiento del corazón | 800Noticias
800Noticias
Tecnología

Descubren proteína que revierte el envejecimiento del corazón

Amy Wager profesora del Departamento de Células Madre y Biología Regenerativa de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, y Richard Lee profesor de la Escuela de Medicina de la misma institución, identificaron una proteína que se encuentra en la sangre de los jóvenes que reduce significativamente los efectos del envejecimiento en el corazón de ratones.

Wager intentaba probar que el corazón no se podía regenerar, “intentábamos descifrar cómo respondían otros tejidos que sabemos pueden rejuvenecer. Al tener uno que no responde te ayuda a descartar una respuesta relevante de una que no lo es”.

Los científicos se equivocaron, el corazón no solo respondió, sino que lo hizo increíblemente rápido, en 30 días se apreciaron los cambios.

“En muchas maneras, hacerse viejo es visto como una consecuencia inevitable de la vida, y la noción de que algunas de estas características se pueden revertir nos demuestra que el control del envejecimiento es más amplio de lo que nos podemos imaginar” dijo la especialista.

Proteína en la sangre
Cuando la proteína llamada GDF-11 fue inyectada en ratones viejos que habían desarrollado una inflamación y engrosamiento de las paredes del músculo del corazón, conocido como hipertrofia cardíaca -similar a como ocurre en los humanos- los corazones de los ratones redujeron su tamaño y su espesor hasta llegar a parecerse a un corazón de ratón joven.

Por su parte, Richard Lee explicó que “la forma más común de insuficiencia cardíaca en ancianos es una relacionada al envejecimiento del corazón”.

El profesor agregó que “en este estudio pudimos demostrar que una proteína que circula en la sangre está relacionada a ese proceso, y si la suministramos a ratones podemos revertir el envejecimiento del corazón en muy poco tiempo”.

La profesora Wager informó que descubrieron “que esta proteína está presente en niveles muy altos de sangre joven y con la edad va disminuyendo su concentración”. También explicó que esta “es un miembro de la familia de proteínas que ha venido siendo estudiada entre otras cosas por sus propiedades curatorias”.

Resultados rápidos
Los profesores sabían que con el avance de la edad, el corazón se hace más grande, así como sus células y sus paredes se vuelven más gruesas.

Wager detalló que cuando vieron la “ respuesta de rejuvenecimiento (del órgano), la cual se puede producir exponiendo el corazón viejo a sangre joven o exponiendo el órgano sólo a GDF-11, nos dimos cuenta que las células individuales se redujeron y así como las paredes del corazón y el órgano se empequeñeció”.

En 30 días los científicos notaron los cambios en los ratones, lo que significa un factor importante desde el punto de vista terapéutico. “Lo que más nos sorprendió fue la rapidez del proceso” dijo la científica, quien agregó que “si ya estás pensando en un tratamiento para una persona mayor, no quieres que tarde décadas en hacer efecto”.

Para los investigadores este descubrimiento es “ una parte del proceso que nos lleva a determinar los cambios específicos de envejecimiento en diferentes tejidos”. Lo siguiente que investigarán es si esta proteína tiene el mismo efecto en otros tejidos y si produce algún efecto secundario.

Wager aclaró que hasta el momento no se han detectado efectos secundarios en ninguno de los animales, por lo que esperan poder comenzar a hacer ensayos clínicos en humanos.

Esta investigación fue publicada en la revista científica Cell.

 

Información Telesur

Síguenos por @800noticias