Capriles y PJ instruyen a hacer política “de la grande” en la calle | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

Primero Justicia instó ayer a los venezolanos en general, y a su militancia y dirigencia en particular, a “mantener encendida una firme lucha por la libertad” y a desarrollarla en tres niveles: en la calle, de manera pacífica; en la opinión pública y por la vía institucional y electoral, sin desdeñar ninguna opción que presenten las leyes y la Constitución, indica el documento titulado “Pacto de Justicia para el pueblo venezolano”.El texto fue aprobado por el Comité Político el sábado y leído ayer por el coordinador nacional, Julio Borges, al concluir la jornada donde tuvo participación destacada el gobernador Henrique Capriles Radonski.

A los 14 años de su fundación, PJ congregó en Caracas a medio millar de militantes y dirigentes en Parque Miranda. Fue punto transversal en las intervenciones que se produjeron a lo largo de tres horas, el respaldo absoluto al liderazgo de Capriles y la vigencia del objetivo político de que él llegue electoralmente a Miraflores.

La Convención Nacional dio la bienvenida a los nuevos “justicieros”, venidos de Un Nuevo Tiempo, como Alfonso Marquina y Julio Montoya, entre otros; así como de Avanzada Progresista, como los diputados Ismael García y Miguel Pizarro. También se estrenó con los colores y símbolos Ángel Medina, disidente de AD.

Como invitados asistieron el diputado Stalin González y Liliana Hernández, por UNT. Tomás Guanipa, secretario general de PJ, en su turno ante el auditorio, destacó los vínculos de amistad que unen a ambas organizaciones. Destacó que el aniversario de PJ es momento propicio para “renovar el compromiso con la patria” y recordó que hace 14 años un grupo de jóvenes políticos decidió dedicar su vida al servicio de los demás. También expresó Guanipa la solidaridad del partido por las decenas de muertos en los últimos dos meses en las protestas y con los centenares de jóvenes detenidos y torturados, así como con los dirigentes y alcaldes perseguidos y presos, los propios de PJ y los de otras organizaciones, y mencionó a Leopoldo López, Daniel Ceballos y Enzo Scarano.

El alcalde de Sucre, Carlos Ocariz, otro de los fundadores, tuvo una intervención cargada de remembranzas. Sobre el presente, dijo que los últimos dos meses “han tenido noches muy largas”, aludiendo a las protestas y represión, y recalcó que 70% de los venezolanos rechazan la gestión de Nicolás Maduro y la tarea es ponerlos a todos del lado de la Unidad.

Capriles no tomará un fusil

Después del mediodía intervino el gobernador de Miranda, Henrique Capriles Radonski, uno de los fundadores de Primero Justicia, muy ovacionado por los asistentes. Envió un mensaje de solidaridad y apoyo al alcalde Gerardo Blyde -también fundador de PJ aunque ahora militante de UNT- quien había sido invitado al acto, pero se encontraba atendiendo la contingencia de los ataques de la GN en El Cafetal, a esa hora.

Capriles insistió en acusar al Gobierno de Nicolás Maduro de ser el que alimenta los conflictos en las zonas de clase media. Recalcó que el Gobierno “no va a prender candelitas” en los barrios y, a modo de reto, dijo a sus críticos: “Preguntan que dónde anda Capriles, ¡Capriles anda en los barrios y en los caseríos, porque es ahí donde se construye el cambio!”.

El Gobernador recordó detalles de sus dos campañas presidenciales y cómo, contra todo pronóstico -“15 días de dejar el alma” – le sacó en 2013 al chavismo 700 mil en su segunda contienda. Capriles se refirió a quienes a lo largo de su carrera lo han subestimado y actuado como “francotiradores”.

“¡Qué fácil sentarse detrás de una computadora y decirle a otros que salgan y se inmolen. Los muertos los ponen ustedes”, dijo sin identificar, como es su costumbre, a los sujetos de sus descargas. Insistió, y pidió expresamente atender a su reflexión, sobre la necesidad de alejarse de los extremos políticos, “que se necesitan unos a otros”. Afirmó que en esos extremos “no caben ni Primero Justicia ni la Unidad”.

“Les pido hoy: recordemos todo lo que construimos”, y una vez más, se desmarcó de toda actividad violenta. “Si alguien quiere que Capriles tome un fusil va a tener que quedarse esperando para siempre”.

Rechazó las críticas que se producen en las redes sociales y que hablan de la existencia de una “oposición valiente y otra entreguista”. “Nada más distante de la realidad”, apuntó. Se refirió a los que miden las acciones según “las bolas” que se tengan y dijo, en tono retador, que si se ponen las bolas en una balanza él no tiene dudas de para cuál lado se inclinaría, lo que le ganó una cerrada ovación.

“Lo que hemos logrado lo hemos hecho cuando hemos despolarizado al país”, afirmó Capriles, quien emplazó a los miembros de Primero Justicia a salir con la tarea de “hacer política con pe mayúscula, de ir casa por casa, de orientar a todos los que protestan. La protesta pacífica tiene todo nuestro apoyo”, ratificó.

Insistió en que entiendan que la mayoría se construye yendo a los sectores populares. “El que quiera ver la realidad, ¡métase pa’l barrio. ¡Los cerros no van a bajar, hay que subir a los cerros!”. “Yo invito a todos los justicieros a que se pongan los pantalones largos de hacer política de verdad, la grande. ¡Esa es la tarea!”, instruyó el gobernador de Miranda y dos veces candidato presidencial.

El mayor obstáculo es Maduro

En el documento oficial emanado del Comité Político y que leyó Julio Borges, Primero Justicia propone “un pacto de pueblo en torno a la justicia, que posibilite la libertad para todos. Un pacto de pueblo que esté animado por la tolerancia y el pluralismo y por el perdón y la reconciliación”.

PJ pide a los venezolanos y a su militancia en particular, congregarse en torno a la Constitución. Borges insistió en que “vamos a derrotar un régimen no democrático con métodos democráticos”.

Primero justicia acusó en su documento al régimen de Nicolás Maduro de ser “el mayor obstáculo para tomar el rumbo histórico para el progreso en paz y en libertad”. “Primero Justicia convoca al pueblo de Venezuela a concebir dicho régimen como un Gobierno no democrático y hegemónico, de vocación totalitaria, filiación castro-comunista y perfil militarista, que secuestra nuestras libertades, pretende controlar todos los aspectos de la vida humana y nos hace subsistir en condiciones sociales y económicas que denigran la dignidad de todos los venezolanos”.

Fuente: EL UNIVERSAL

Síguenos por @800noticias