Fitness ¿un estilo de vida o una moda peligrosa? | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

En la actualidad observamos como los medios de comunicación han cambiado los parámetros de un cuerpo ideal, recordemos años atrás cuando el cuerpo perfecto era voluptuoso y con curvas, luego paso a ser un cuerpo más delgado y recto. Como toda moda, esto cambió, ahora todos quieren el muy nombrado “cuerpo fit”.

¿Pero qué se necesita para llegar a tener este físico tan deseado?

En primer lugar realizar ejercicios físicos, un entrenador y por supuesto un nutricionista o asesor fitnes; esto implica un gasto que no todos están dispuestos a pagar, ya sea por condiciones económicas o simplemente porque no están de acuerdo con los pagos que muchos de estos profesionales exigen, sin contar que no todas estas personas que se hacen llamar “gurús del fitness” tienen algún tipo de estudios al respecto, sino que argumentan experiencias empíricas. Por esta razón, vemos madres que se venden en sus redes sociales como consejeras o asesoras fit y muestran como consiguieron rebajar luego de un embarazo, también tenemos a los ex gorditos que han logrado bajar de peso, y no podemos dejar de mencionar a los instructores de gimnasio que no paran de bombardear con los “supuestos tips” para lograr un cuerpo definido y musculoso.

El experto en nutrición deportiva, Pedro García, quién se gradúo en la Universidad Central de Venezuela en la carrera de Nutrición y Dietética, señala que la facilidad del uso de medios y redes sociales, se ha convertido en una herramienta poderosa para llegar a muchas personas sin ningún costo, algo que no se podía hacer años atrás, también hay pocos nutricionistas que se dedican al deporte, lo que genera un campo más fértil para que muchas personas exploten esta área. La matriz más importante de la Facultad  de Nutrición está orientada a curar pacientes con diabetes, sobrepeso, hipersulinemia, entre otras;  no está diseñada para personas que están saludables, entrenan y buscan un cuerpo fit. Este hecho deja una ventana abierta que da paso a los llamados “gurús del fitness”, señaló García.

¿Nos hemos puesto a pensar que hay detrás de tanta publicidad?

Está claro que muchas de estas personas buscan mejorar sus condiciones económicas, desde la facilidad de sus hogares, dando una asesoría a través de la web, aprovechándose así del desespero de algunos por tener el cuerpo ideal o por el deseo de bajar unos kilos. Por otro lado, conseguimos aquellos que les fue muy bien con sus asesorías y montaron sus propios consultorios. Algunos venden dietas milagrosas, otros las mejores rutinas de ejercicios y los más extremistas las pastillas mágicas o los reconocidos esteroides, poniendo en riesgo la salud de muchas personas.

Para el Doctor García, quien fuera asesor  del Instituto Gatorade  de Ciencias del Deporte para América Latina, la responsabilidad de este hecho radica no solo en quien  vende los servicios de manera inconsciente,  sino de aquellos que no revisan o averiguan quien es la persona que  está mandando la dieta y los medicamentos.

¿Te has informado sobre el daño o consecuencias que te pueden hacer la práctica de estas tendencias?

Muchas personas creen que cumplir una dieta genérica que dan estos supuestos gurús para lograr el peso ideal, les va a funcionar porque a su amiga o amigo le funcionó, sin embargo cada cuerpo, metabolismo y organismo es distinto. Una gordura no solo se deriva por exceso de comida, puede estar arraigada a enfermedades hormonales, cardiovasculares y muchas otras; es por esta razón que a la hora de comenzar un régimen estricto, debemos consultar a un médico y realizarnos  un chequeo general donde se especifique las condiciones reales de nuestro organismo.

Muchas de estas dietas están basadas en alto consumo de proteínas, con la finalidad de aumentar la masa muscular y  practicar el estilo de vida “paleo” donde se descarta los carbohidratos procesados y azucares en la dieta;  sin embargo una persona con hipertensión, y con trastornos cardiovasculares no puede consumir grandes cantidades de proteínas, debido a que la mayoría, específicamente las de origen animal, contienen grasas saturadas que contribuirá al aumento del colesterol, obstrucción de las arterias y dañar la  circulación sanguínea.

“Lo recomendable es disminuir los carbohidratos, no suprimirlos. Cuando se eliminan  los carbohidratos, pierdes peso muy rápido, debido a la perdida de agua, pero cuando vuelves a comerlos, ganas el glucógeno normal del músculo, y recuperarás agua. Quitarse los carbohidratos es bastante exitoso a corto plazo, pero es una pérdida de peso ficticia porque lo ganarás rápidamente”, enfatizó García.

Por otro lado, el exceso de proteína somete a los riñones y al hígado a condiciones de riesgo, debido a que estos son los encargados  de eliminar las sustancias de desecho que generan las proteínas, como son el amoniaco, la úrea y el ácido úrico. También provoca la formación de cálculos renales. Estos planteamientos no se han confirmado en su totalidad,  ya que de ser así, hubiese muchas más personas enfermas, añadió el Fundador de  del Servicio de Nutrición Deportiva, Pedro García. Asimismo mencionó que se ha mal interpretado el consumo de proteína, cuando entrenas necesitas más proteínas, pero es muy fácil cubrirla con el resto de las comidas. Una persona promedio consume más proteínas de lo que necesita, y por entrenar no necesitas comer el doble de pollo o carne que una persona normal.

¿Y qué ocurre si nos vamos al otro extremo y dejamos de consumir proteínas?

Hacemos énfasis en los extremos porque a veces las tendencias de las dietas  es suprimir alimentos y en el caso de la falta de consumo de proteínas se puede mencionar a los que practican el estilo de vida vegano, quienes excluyen todos los productos del reino vegetal como la carne, el pescado, las aves, los huevos, la miel, la leche animal y sus derivados.

No obstante, una persona que desconoce cómo compensar la falta de proteína animal, va a disminuir los niveles de proteína en su organismo, lo que traerá como consecuencia la dificultad para sanar las heridas; producirá anemia debido a que la proteína ayuda en la formación de glóbulos rojos; debilidad en el sistema inmunológico; pérdida de masa muscular y caída del cabello, puesto a que, este, está formado básicamente por moléculas de proteína, y cuando se enfrenta a una escasez, el cuerpo puede cambiar las hebras de cabello en crecimiento por una fase de reposo para ahorrar proteínas.

¿Y qué pasa cuando las dietas y los ejercicios no hacen efectos rápido?

Muchas personas se sienten frustradas cuando comienzan un plan alimenticio, y una rutina de ejercicios y no logran el resultado deseado de manera rápida; sin entender que el cuerpo necesita de un tiempo determinado para reaccionar a los cambios que se está sometiendo. De la misma manera que demoraste un tiempo largo en engordar, te tomara tiempo adelgazar. Es por esta frustración  que muchas personas recurren a los populares “pinchos”, esos esteroides que te acortaran el camino para lograr tan deseado objetivo. En esta fase de desespero las personas se olvidan del daño que el uso de estos medicamentos prohibidos puede hacer a su salud.

Son muchos los daños causados por los esteroides, entre ellos,  el mal funcionamiento de las hormonas  en el cuerpo, causando cambios reversibles como irreversibles. Los cambios reversibles incluyen una producción reducida de espermatozoides y encogimiento de los testículos (atrofia testicular). Entre los cambios irreversibles está la calvicie masculina y el desarrollo de senos (ginecomastia) en los hombres.  En las mujeres, los esteroides anabólicos causan la masculinización. El tamaño de los senos y la grasa corporal disminuyen, la piel se vuelve áspera, el clítoris se agranda y la voz se hace más profunda. Las mujeres pueden experimentar un crecimiento excesivo del vello corporal pero pierden el cabello. Con el uso continuo de los esteroides, algunos de estos efectos se vuelven irreversibles.

Pedro García: “Usar esteroides es la diferencia entre ser Superman y ser Clark ken. Los esteroides son demasiado potentes para hacer músculos, entrenar y recuperarse, obviamente alguien que tenga acceso a esas tres cosas, lo va hacer. La gente debe tener claro que los esteroides van a funcionar mientras lo uses,  una vez que lo dejes de usar, toda esa masa muscular de mentira se va a ir. Las preguntas son: ¿Vas a estar toda la vida usando esteroides? ¿Hasta cuándo tu cuerpo va aguantar usar dosis súper fisiológicas de esteroides?

Para lograr un cuerpo sano no se debe caer en los extremos, lo ideal sería llevar una dieta equilibrada que incluya un poco de todos los nutrientes alimenticios, así como también una rutina de ejercicios diarios, ya sea una caminata, una clase de spinning, aeróbica, etc. Estar a la moda no debe implicar poner en riesgo tu salud física.

Lisbeth Brazón

lbrazon@800noticias.com

800noticias.com

Síguenos por @800noticias