El presidente de la República, Nicolás Maduro, llegó a las 3:10 de la tarde, hora Venezuela, al Palacio de Planalto en Brasilia, capital de Brasil, para reunirse con la mandataria de ese país, Dilma Rousseff, quien lo recibió junto a su canciller, Antonio Patriota.

Esta es la primera visita que realiza Maduro a Brasil como Jefe de Estado, luego de ganar la elección presidencial del 14 de abril de este año.

Más temprano, Maduro visitó la embajada de Venezuela en ese país y desde allí declaró que propondrá a Rousseff incrementar la cooperación alimentaria y agroindustrial entre ambas naciones, con el objetivo de aumentar la producción agrícola en Venezuela.

Manifestó que es imperativo “acelerar y acrecentar la cooperación y la creación de capacidad productiva de alimentos y desarrollo agroindustrial”, a los fines de convertir a Venezuela en una potencia.

Explicó que en el país, con la llegada de las trasnacionales petroleras y la imposición de un modelo rentista petrolero, hubo una “amputación de la cultura productiva en el campo y, en general, del país. Estamos en fase de reconstrucción de esa cultura productiva, sobre todo en el campo”. Añadió que en el país también se ha elevado el consumo dado el incremento de la capacidad de compra del pueblo.