Presidentes, mineros e indígenas cierran filas en Bolivia en apoyo a Maduro | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

SANTA CRUZ DE LA SIERRA  (AFP) – Una multitudinaria concentración de movimientos sociales, mineros e indígenas se unió el sábado a varios presidentes latinoamericanos en una explícita defensa a Venezuela y al presidente Nicolás Maduro, cuestionado en los últimos meses por un amplio movimiento de protesta.

Poco antes del inicio de una cumbre del grupo de países en desarrollo (G77) en Santa Cruz (este) miles de trabajadores bolivianos colmaron un estadio en esta ciudad en un acto organizado por el gobierno de Evo Morales, y al que asistieron, además de Maduro, los presidentes Raul Castro (Cuba) y Rafael Correa, todos firmes aliados ideológicos de Caracas desde la llegada del extinto Hugo Chávez al poder.

“Este es el apoyo del pueblo antes marginado, como yo, que no teníamos voz ni voto”, dijo Juanita Ancieta, líder de las mujeres indígenas bolivianas, al dirigirse a los cuatro presidentes de izquierda.

Con una guirnalda de hojas de coca colgada al cuello, Raúl Castro instaló desde el inicio la línea política de la cita, a la que acudieron unas 30.000 personas, en un estadio colmado.

“Hoy Venezuela merece nuestro más resuelto apoyo. Defendiendo a Venezuela defendemos a Bolivia y toda nuestra América”, planteó el mandatario cubano, mientras miles de banderas bolivianas y ‘whipalas’, el símbolo indígena, se agitaban en las tribunas.

Haciéndose eco de Castro, el líder de los trabajadores bolivianos, el minero Juan Carlos Trujillo, planteó “la unidad frente al imperio” y denunció que, tras la muerte de Chávez, “Maduro vino soportando todo el látigo del imperio, que conspira para derrocarlo”.

Matizada por bailes y música folclórica, la reunión siguió con un discurso de Maduro que además de denunciar que “el imperio quiere apoderarse del petróleo” de su país, sostuvo que “el G77 tiene grandes retos para defender los derechos de los pueblos contra quienes pretenden saquear nuestros recursos naturales”.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, alertó acerca de “una restauración conservadora en marcha, una derecha nacional e internacional con estrategia de poder coordinada y articulada”.

“Por eso los pueblos de nuestra América, los movimientos progresistas y de izquierda, también debemos estar más articulados, unidos y coordinados que nunca y que está reunión sirva para aquello”, planteó.

– Legado de Chávez –

La reunión tuvo permanentes referencias a Chávez y a su legado en las políticas que llevan adelante los países del ALBA, la alianza bolivariana de gobiernos de izquierda en América Latina.

En un encendido discurso, el presidente boliviano Evo Morales, advirtió que Estados Unidos puede vivir “un segundo Vietnam” en Venezuela si intenta un intervención.

“Si sigue agrediendo el señor (Barack) Obama al pueblo de Venezuela, estoy por demás convencido que frente a la provocación y agresión, Venezuela y América latina serán el segundo Vietnam para Estados Unidos”, sostuvo Morales ante una multitudinaria concentración de movimientos sociales e indígenas, paralela a la cumbre del G77.

Morales, primer mandatario boliviano de origen aymara, es un declarado antagonista de Washington y activo impulsor del grupo del ALBA, creado por Chávez para hacer frente a las políticas de Washington.

 

Síguenos por @800noticias