Sanciones contra Rusia estimularán el desarrollo, dice Putin | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

El presidente Vladimir Putin aseguró hoy que las sanciones y restricciones impuestas por Occidente constituyen un estímulo para el desarrollo de Rusia y el logro de los objetivos trazados de manera efectiva y acelerada.

Rusia tiene mucho por hacer todavía en la creación de nuevas tecnologías, producción competitiva, reserva adicional en la industria, el sistema financiero nacional y la preparación de cuadros de alta calificación, sostuvo Putin en la lectura del mensaje anual a la Asamblea Federal (Parlamento bicameral).

El mandatario intervino con la tradicional alocución presidencial -la vigésima primera en la Rusia moderna- con una duración de más de una hora sobre temas de política exterior, las relaciones con los países vecinos; Ucrania y Crimea, Occidente y las sanciones, además de los asuntos domésticos más sensibles.

Dijo Putin que el mensaje estaba circunscrito a los tiempos que corren “de momentos cruciales cuando se decide el futuro del país”, aseveró.

En una nota de optimismo aseguró el mandatario que Rusia cuenta con un mercado interno dinámico y es autosuficiente en recursos naturales, capitales, en avances científicos, en mucha gente inteligente y capaz de adaptarse a los nuevos ritmos.

Consideró que debe responderse a las sanciones y a las restricciones externas con fortaleza económica, y en la esfera social, unido a las iniciativas ciudadanas, en procura de más independencia económica, política y mayor potencial.

La economía debe salir de los ritmos nulos de crecimiento y ubicarse por encima de los promedios mundiales de desarrollo, subrayó el estadista, en medio de un proceso de estancamiento y el peligro de una nueva recesión.

Planteó como “tareas de máximo esfuerzo” enfilar la productividad del trabajo al nivel del 5,0 por ciento y reducir la inflación por debajo de cuatro puntos porcentuales, sin frenar la actividad de negocios, dijo.

Debemos aprender a conjugar armónicamente el freno a la inflación y la estimulación de la actividad económica, puntualizó Putin.

Hizo énfasis en la apertura del país a las inversiones extranjeras y puso la meta de lograr un valor de ese indicador hasta 25 por ciento del Producto Interno Bruto, y agregó que todos los ingresos y ahorros deben trabajar para la economía nacional y el desarrollo, y no propiciar la salida de capitales.

Sobre ese último punto, anunció una amnistía, con todas las garantías legales, para los capitales off-shore (fugados al exterior) bajo la condición de que retornen a Rusia, y propuso consolidar el sistema tributario vigente hace cuatro años.

Rusia debe cerrar definitivamente esa página en la historia del país con los capitales off shore, y la mejor garantía es la jurisdicción nacional, indicó el jefe del Kremlin, al esbozar ampliamente los principales problemas económicos y retos por vencer.

En una revisión a la baja de los pronósticos económicos de 2014 y el trienio de 2015 a 2017, el Ministerio de Desarrollo Económico elevó la proyección del flujo de capitales al exterior de 50 mil millones a unos 90 mil millones de dólares al cierre del presente año.

Para 2015, Rusia pudiera sufrir una sangría de activos frescos en el orden de los 125 mil millones de dólares, según una nueva revisión de los parámetros macroeconómicos, divulgados esta semana.

Síguenos por @800noticias