Obama promete limitar el espionaje internacional | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

El presidente Barack Obama anunció que Estados Unidos limitará el espionaje internacional, incluidas las escuchas a líderes amigos, y reformará el programa que recopila en forma masiva datos telefónicos dentro del país, pero aseguró que mantendrá esa herramienta en la lucha antiterrorista global.

“Las reformas que estoy proponiendo deberían darle a los estadounidenses más confianza acerca de que sus derechos están siendo protegidos, incluso cuando nuestras agencias de inteligencia y de seguridad mantienen las herramientas que necesitan para garantizar nuestra seguridad”, dijo Obama.

El mandatario pronunció su esperado discurso sobre reformas a los programas de espionaje tras el escándalo desatado por las revelaciones del técnico informático Edward Snowden sobre los programas de espionaje masivo de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA).

En el marco de su defendido equilibrio entre seguridad y derecho a la privacidad, el mandatario explicó que ha ordenado que se establezcan límites a la recopilación secreta de información, pero dijo que es necesario continuar el desarrollo tecnológico y el espionaje para proteger al país.

Después de que Snowden empezara a filtrar información sobre los programas de la NSA a mediados del año pasado, Obama ordenó a una comisión que revisara sus prácticas y programas y le presentara sus conclusiones. Le entregaron un informe en diciembre con 46 recomendaciones que Obama estuvo estudiando desde entonces.

Obama ordenó hoy a su fiscal general, Eric Holder, y al Director de Inteligencia Nacional, James Clapper, que apliquen protecciones más amplias a los ciudadanos extranjeros, de forma similar a las vigentes para los estadounidenses. Ello incluirá, dijo, límites al tiempo que los datos pueden ser guardados y restricciones a su uso.

Además, las agencias de inteligencia estadounidenses no podrán seguir espiando como hasta ahora a algunos de los líderes extranjeros como sucedió con la canciller alemana, Angela Merkel, o la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, quien en protesta suspendió la visita de Estado a Washington que tenía agendada el pasado octubre.

“Le he dejado claro a la comunidad de inteligencia que, a menos que haya un motivo de seguridad nacional imperioso, no vamos a monitorear las comunicaciones de los jefes de Estado y de gobierno de nuestros amigos más estrechos y aliados”, dijo Obama.

En tanto, Julian Assange, el fundador de Wikileaks la organización que comenzó a filtrar las comunicaciones secretas de las agencias estadounidenses, respondió a Obama desde la embajada de Ecuador en Londres, donde está asilado. “Es vergonzoso que un jefe de Estado hable durante 40 minutos y no diga nada”, aseguró Assange. Y agregó que el presidente había dicho “mentiras al negar los abusos de la NSA”.

Por su parte, el gobierno alemán recibió con agrado las medidas anunciadas y dijo que espera que a partir de ahora “los ciudadanos alemanes se sientan más protegidos”.

 

Información El Clarín.com

Síguenos por @800noticias