Militantes de Greenpeace protestan en central nuclear francesa | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

SAINT-PAUL-TROIS-CHÂTEAUX, (AFP) – Veintinueve militantes de Greenpeace, entre ellos algunos españoles, fueron detenidos tras haber penetrado el lunes de madrugada en la central nuclear de Tricastin (sur de Francia), para alertar sobre las fallas de seguridad de la misma, indicó el ministerio francés del interior.

Se trata de una “acción ciudadana” reveladora de un “riesgo terrorista”, declaró por su lado el partido ecologista EELV, que forma parte del gobierno.

Aproximadamente 30 activistas penetraron en la central hacia las 03H00 GMT, según fuentes concordantes, y desplegaron una pancarta al nivel de los reactores 1 y 3, en la que se podía leer: “Tricastin: ¿accidente nuclear?” y “François Hollande: ¿presidente de la catástrofe?.

A primera hora de la tarde, el ministerio del Interior anunció que “los 29 militantes que se introdujeron por la mañana en la planta de Tricastin fueron detenidos y puestos en detención provisional para interrogatorio”.

Antes, había indicado que entre los detenidos había franceses, italianos, españoles y rumanos”, señalando que ninguno de ellos pudo acceder a las zonas delicadas de la central, especialmente la sala de mandos”.

Algunos militantes se engancharon con material de escalada a las estructuras metálicas que rodean las cubas de un reactor. Para hacerlos bajar fueron enviados efectivos de un pelotón de gendarmería de alta montaña.

“Greenpeace quiere señalar todos los problemas de seguridad en lo que concierne la producción de energía nuclear”, explicó a la AFP Isabelle Philippe, encargada de comunicación de Greenpeace. “Tricastin es una de las centrales más peligrosas, y una de las cinco que hay que cerrar prioritariamente, especialmente a raíz de fisuras en el reactor 1”, agregó.

“Los militantes entraron de la manera más simple, sólo les llevó veinte minutos llegar de la entrada del recinto hasta lo alto de las estructuras”, aseguró.

Se trata de una acción mediática que no conlleva peligro para la seguridad de las instalaciones”, recalcó el portavoz del ministerio del Interior, Pierre-Henry Brandet.

“No se penetró en el recinto de seguridad”, confirmó una portavoz del la empresa de energía francesa EDF.

La Autoridad francesa de Seguridad Nuclear (ASN) afirmó asimismo que la intrusión de militantes “no ha tenido repercusiones en la seguridad de la instalación”.

“Riesgo terrorista”

Jean-Vincent Placé, jefe de la bancada del partido ecologista Europa Ecología Los Verdes (EELV) en el Senado francés, saludó “la acción ciudadana” de Greenpeace, estimando que la misma pone en evidencia un “riesgo terrorista” sobre el que es “sumamente importante alertar a los franceses”.

“Si decenas de militantes pueden entrar en 15 minutos en la central y que esto es considerado como un ‘no acontecimiento’ por los responsables de EDF, entonces la situación es grave”, acotó la diputada europea ecologista Michèle Rivasi.

El gobierno pidió una investigación sobre esa intrusión y estudia la aplicación de “sanciones penales severas”, según un comunicado de los ministerios del Interior y de la Ecología.

El presidente François Hollande declaró el lunes que tiene confianza en el nivel de seguridad de las centrales nucleares del país, y que la ASN, que tiene por misión velar por ella, “ha dado todas las garantías para asegurarnos de que esa seguridad nuclear es absolutamente respetada”.

En marzo pasado, Greenpeace pidió el cierre de la central de Tricastin y de otras tres plantas nucleares francesas. Para establecer su lista, la organización examinó tres series de criterios, entre ellos los “riesgos de agresiones externas, naturales o no”.

“La cuestión del riesgo nuclear ha estado ausente del debate” nacional sobre la transición energética, lamentó Sophia Majnoni, miembro de Greenpeace.

En agosto de 2012, la seguridad de los reactores de Tricastin había sido cuestionada por la Agencia Federal de Control Nuclear belga (AFCN) que evocó fisuras “peligrosas” en ella para relativizar problemas ocurridos entonces en una planta de Bélgica.

La ASN indicó entonces que de los 37 “defectos en el revestimiento” detectados en el parque nuclear francés, 20 estaban situados en la cuba del reactor número 1 de Tricastin, pero que éste era regularmente controlado y no presentaba riesgos.

La central de Tricastin, puesta en servicio en 1980, produjo 24.000 millones de KWh en 2012, es decir el 6% de la producción nuclear francesa y el equivalente del consumo de unos 3,5 millones de habitantes, según EDF. En la planta trabajan 1.373 asalariados de EDF y 500 de firmas subcontratadas permanentes.

Síguenos por @800noticias