Inundaciones en Bosnia barren todas las barreras de seguridad | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

ZEPCE, (AFP) – Musulmanes, serbios y croatas de Bosnia demostraron una solidaridad intercomunitaria sin precedente para hacer frente a las trágicas inundaciones, superando los rencores nacionalistas de las guerras que los enfrentaron entre 1992 y 1995. Cuando el antiguo combatiente musulman Ibro Begic, de Tesanj, oyó que la ciudad vecina de Doboj (norte), de mayoría serbia, estaba inundada y que sus habitantes lanzaban llamadas de auxilio, se organizó con sus amigos y vecinos para ayudar a los siniestrados serbios.

 

A toda prisa, llenaron una furgoneta de víveres y pusieron rumbo a Doboj. “Les hemos llevado agua, leche, mantas, botas de goma. Fuimos los primeros en auxiliarles”, cuenta Ibro, de unos cincuenta años.

 

Los siniestrados estaban “literalmente en estado de shock”, dice Ibro, quien considera su gesto como simplemente natural.

“Durante la guerra estuvimos en ejércitos enemigos, pero la guerra es algo que forma parte del pasado. La humanidad es algo diferente”, dice este hombre.

Más de 100.000 personas han sido evacuadas, provocando el peor éxodo desde la guerra que dejó 100.000 muertos y más de dos millones de refugiados y desplazados.

Un cuarto de los 3,8 millones de habitantes de esta exrepública yugoslava han sido afectados por las inundaciones que dejaron 49 muertos en Bosnia, Serbia y la vecina Croacia.

“Dios nos pide a todos que nos ayudemos. Estoy seguro de que los serbios harían lo mismo por nosotros”, asegura.

– “No me esperaba esta solidaridad” –

Ha habido mucho otros ejemplos de solidaridad entre las tres comunidades en este país dividido desde el final del periodo de guerra entre dos entidades, una serbia y otra croata-musulmana, y que está paralizada desde hace años por disputas entre políticos intercomunitarios.

“Ante esta tragedia estoy feliz de ver esta oleada de solidaridad y de gente generosa que se ayuda”, se felicitó Edhem Camdiz, muftí de la región de Banja Luka (norte), tras haber visitado las localidades musulmanas siniestradas.

“Acabo de conocer a un hombre apreciable, un serbio, quien, con su lancha, salvaba a la gente sin preocuparse por su pertenencia étnica”, afirmó.

Por su parte, el líder de los serbios de Bosnia, Milorad Dodik, expresó su gratitud a los musulmanes que se solidarizaron con su comunidad.

“En nombre de los habitantes (serbios) de Samac agradezco su ayuda a la ciudad de Gradacac” poblada de musulmanes, dijo.

La comunidad musulmana entregó lanchas y los socorristas ayudaron a los serbios de Samac, al tiempo que los hospitales de la ciudad musulmana acogieron a los heridos y enfermos.

Para miles de musulmanes de varios pueblos de la región de Zenica (centro), las inundaciones recordaron escenas de la guerra. Esta vez, tuvieron que abandonar sus hogares barridos por los corrimientos de tierra.

Los primeros que los acogieron fueron los croatas de la ciudad de Zepce, los mismos contra los que combatieron durante la guerra.

Cuando llegó el medio centenar de afectados, la sala de deporte de la escuela local estaba ya estaba preparada para recibirlos, cuenta Elvir Cizmic, un musulmán de Zeljezno Polje, cuya práctica totalidad de habitantes tuvo que huir.

“Sinceramente no me esperaba a tanta solidaridad. Nos han acogido, nos han aportado víveres y ropa”, cuenta Elvir, antiguo combatiente musulmán.

“A mi juicio, marca un giro en las relaciones entre las tres comunidades. Creo que esta solidaridad contribuirá enormemente en devolver la confianza entre los pueblos que han sido empujados hacia la guerra”, dice.

 

 

Síguenos por @800noticias