Estudiantes chilenos marchan en contra del sistema educativo de Pinochet | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

SANTIAGO (AFP) – Los estudiantes chilenos protagonizaron una marcha que acabó con incidentes, para exigir una profunda reforma del actual sistema educativo así como acabar con otros legados de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), comprobó la AFP.

La manifestación comenzó en la céntrica Plaza Italia, donde largas columnas de personas comenzaron a marchar hasta la Estación Mapocho donde concluyó la protesta, en medio de un fuerte resguardo policial.

La protesta se produce a menos de una semana de la conmemoración de los 40 años del golpe militar del 11 de septiembre de 1973 que derrocó al presidente socialista Salvador Allende, y que dio inicio a la dictadura de Augusto Pinochet que culminó en 1990.

Carteles con leyendas como “a 40 años del golpe, el golpe lo damos nosotros” o “fin a la educación del tirano”, se observaron a la largo de la marcha, que reunió, según la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), a 80.000 personas, mientras que la Policía cifró la movilización en 25.000 manifestantes.

Antes de que acabara la marcha, hubo enfrentamientos entre manifestantes y agentes de las fuerzas especiales de la policía, que lanzaron chorros de agua y gas lacrimógeno para controlar los disturbios que interrumpieron un acto con el que concluía la marcha.

Un centenar de encapuchados lanzaron piedras y palos a los agentes policiales, en tanto encendieron barricadas y realizaron destrozos en el mobiliario público. La Policía no entregó cifra de detenidos o heridos.

 

Acabar con el Legado de la dictadura

 

Desde 2011, los estudiantes chilenos iniciaron sus demandas por educación gratuita y de calidad en las calles con protestas, algunas de ellas que superaban las 100.000 personas, siendo las más masivas en 20 años desde que la democracia retornó a Chile, en 1990.

Además de las marchas, los estudiantes han ocupado ilegalmente colegios y han sido apoyados por sindicatos de profesores y trabajadores.

Los estudiantes exigen un cambio radical del actual sistema educativo heredado de la dictadura de Pinochet, uno de los más segregados del mundo, por otro que asegure la gratuidad y la calidad tanto en colegios como universidades.

En el sistema actual, la matrícula pública a nivel escolar alcanza sólo el 40%, mientras que el resto asiste a colegios privados y a centros educativos que reciben subvención del Estado, pero en que los padres también tienen que pagar.

A nivel universitario, no existe la posibilidad de estudiar sin pagar, y quienes acceden a la educación superior deben abonar créditos que están obligados a cancelar cuando terminan sus estudios.

“En el caso de la educación, se aprecia otro legado de la dictadura que queremos acabar y que justamente es el presente que están viviendo miles de chilenos que fue por la imposición de un modelo económico, político y social”, dijo Diego Vela, presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC).

“Observamos un individualismo que existe en la educación, en la segregación que se ha generado, en el exceso de negociado que existe en ella y justamente está ligado a los cambios que queremos lograr”, agregó Vela.

Antes de la marcha, los estudiantes presentaron un documento de 11 páginas en el que recopilaron todas sus demandas en las que, además de una educación gratuita y de calidad, incluyeron otras como la desmunicipalización de la educación escolar, la nacionalización del cobre, entre otros.

“No es un recetario final, es una invitación a debatir la educación que queremos”, indicó el documento.

Síguenos por @800noticias