EEUU recibe con cautela propuesta de Rusia sobre armas químicas sirias | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

WASHINGTON, (AFP) – Estados Unidos recibió favorablemente este lunes la propuesta de Rusia para colocar las armas químicas sirias bajo control internacional, aunque dejó claro su escepticismo con relación a las intenciones reales del gobierno de Bashar al Asad.

Rusia propuso que Siria coloque bajo supervisión internacional su arsenal de armas químicas, una idea a la que la ONU y varios países incluyendo la propia Siria, dieron la bienvenida.

Tony Blinken, consejero adjunto del presidente Barack Obama para la seguridad nacional, dijo en Washington que su país deseaba “examinar de cerca” la propuesta lanzada formalmente por Rusia.

Sin embargo, otro asesor de Obama para seguridad, Ben Rhodes, alertó que Washington no relajaría la presión sobre Damasco. “Será necesario permanecer en contacto (con Rusia) y otros países para evaluar la seriedad de esta propuesta”.

Por su parte, después de un encuentro con Obama, la ex secretaria de Estado Hillary Clinton opinó que la colocación de las reservas sirias de armas químicas bajo control internacional sería “una etapa importante. Pero no puede ser una nueva excusa para demoras o una obstrucción”.

A su vez, Marie Harf, portavoz del Departamento de Estado, expresó el “claro escepticismo” de Washington con relación a la propuesta, debido a que “todo lo que Al Asad ha hecho en los dos últimos años es exactamente lo contrario” de permitir el control internacional de su arsenal químico.

La propuesta rusa se produce después de que el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, dijera en Londres que Siria podía evitar un ataque si entregaba sus armas químicas en una semana.

“Entregarlas, sin demora y permitir un recuento completo y total”, precisó Kerry, antes de vaticinar: “pero no va a hacerlo y no lo puede hacer”.

Poco después, el canciller ruso, Sergei Lavrov, formuló un llamado “a los dirigentes sirios no sólo a aceptar poner su arsenal de armas químicas bajo control internacional y a continuación destruirlo, sino también a unirse plenamente a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas” de la ONU (OPAQ).

Siria recibió positivamente la propuesta de su principal aliado.

“Siria da la bienvenida a la iniciativa rusa, basada en las inquietudes de los dirigentes rusos sobre la vida de nuestros ciudadanos y la seguridad de nuestro país”, declaró el jefe de la diplomacia siria, Walid Mualem, que se encuentra en Moscú.

También Gran Bretaña, cuyo parlamento había rechazado participar en un ataque a Siria como represalia, se mostró satisfecha con la idea rusa.

“Sería un gran paso adelante y habría que alentarlo”, dijo el primer ministro, David Cameron, en el parlamento, antes de advertir: “tenemos que ser cuidadosos de que no se trate de una maniobra de distracción”.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió la creación en Siria de zonas supervisadas por el organismo donde se puedan destruir las armas químicas.

En un intento por superar la “vergonzosa parálisis” del Consejo de Seguridad respecto al conflicto sirio, Ban declaró a la prensa que podría proponer a ese organismo la creación de esas zonas si los inspectores que estuvieron en Siria el mes pasado confirman que se usaron esas armas prohibidas.

“Estoy considerando proponerle al Consejo de Seguridad que pida el traslado inmediato de las existencias de armas químicas y de precursores químicos de Siria a lugares en el interior de Siria, donde puedan ser almacenados y destruidos de forma segura”, dijo Ban.

El ministro francés de Relaciones Exteriores, Laurente Fabius, dijo este lunes que la propuesta “merece un examen preciso”, aunque exigió que Asad “se comprometa a poner (su arsenal químico) bajo control internacional y dejar que se destruya en su totalidad”.

Para Angela Merkel, jefa del gobierno de Alemania, la propuesta rusa es “interesante”.

La presión ha escalado sobre Siria, inmersa en una cruenta guerra civil, tras las denuncias de Estados Unidos y sus aliados de que Damasco usó gases neurotóxicos contra la población civil a fines de agosto.

Los llamamientos a una salida diplomática se producen cuando en Washington el Congreso se dispone a reunirse para votar si permite al presidente Barack Obama atacar al régimen de Bashar al Asad. Según el senador Harry Reid, jefe de la mayoría del oficialista Partido Demócrata en el Senado, la primera votación ser realizaría el miércoles en esa cámara.

La votación en el Senado de una resolución autorizando el uso de la fuerza -que ya fue adoptada en una comisión- empezará formalmente el martes y la primera votación importante podría tener lugar el miércoles.

La Cámara de Representantes no ha dado fechas precisas y se limitó a estimar que la votación tendrá lugar en las próximas dos semanas.

Un sondeo nacional mostró que seis de cada 10 estadounidenses se oponen a que el Congreso autorice el ataque y siete de cada diez piensan que no se conseguiría nada significativo.

Obama tenía previsto el lunes conceder entrevistas a las principales cadenas de televisión que serán difundidas por la noche. El martes, también por la noche, se dirigirá al país desde la Casa Blanca.

En París, el presidente francés François Hollande, también partidario de atacar, prometió dirigirse al país, pero después de la decisión del Congreso estadounidense y del informe de los investigadores de la ONU que estuvieron en la zona del ataque.

Síguenos por @800noticias