Colombia renueva Congreso con las presidenciales y la paz en la mira | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

BOGOTÁ, (AFP) – Los colombianos eligieron el domingo un nuevo Congreso, en unos comicios clave para el presidente Juan Manuel Santos en su camino hacia la reelección y proceso de paz que lleva a cabo la guerrilla FARC.

El proceso electoral podría sellar la llegada del expresidente Álvaro Uribe al Senado. Duro crítico del diálogo con los rebeldes, Uribe aspira a convertirse en el primer exmandatario en ser electo senador en Colombia.

La jornada, en la que estaban convocados a votar 32 millones de colombianos, transcurrió con normalidad en casi todo el territorio salvo por la desactivación de tres artefactos explosivos y la detención de 20 personas que fueron detenidas por compra de votos, dijo un portavoz de la policía a la AFP.

Las urnas abrieron a las 8:00am locales  y cerraron a las 4:00pm. Los resultados se esperan hacia las 10:00pm.

El presidente Santos sufragó a primera hora en compañía de su esposa e hijos, y aseguró que estas elecciones seguramente serán las “más seguras y tranquilas en la historia reciente”.

Uribe votó hacia media mañana y manifestó que sufragaba no solo por su país y su elección al Senado sino también por “la disidencia democrática en Venezuela”, donde desde hace un mes se desarrollan protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro que han dejado 20 muertos, ante las que el expresidente ha pedido una acción contundente por parte de Santos.

El presidente, que buscará la reelección en los comicios de mayo, espera conservar la mayoría parlamentaria. Santos gobierna apoyado en una coalición de partidos de centro y de derecha conformada por su Partido de la U, el Partido Liberal, Cambio Radical y el Partido Conservador.

Sin embargo, el foco está puesto en la votación que alcance Uribe con su partido Centro Democrático (derecha).

En estas elecciones “podremos saber mucho de qué pasará con la elección presidencial, el proceso de paz y el futuro político de Uribe”, dijo a la AFP el politólogo Fernando Giraldo, profesor de la cátedra Sistemas políticos y procesos electorales en la Universidad Javeriana.

Santos buscará la reelección con la intención de firmar un acuerdo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la mayor guerrilla del país y con la que negocia desde hace 16 meses en Cuba.

Ahora, los conservadores no le respaldan en su campaña reeleccionista, aunque de todos modos contaría con el apoyo de algunos congresistas de esa formación en el próximo periodo.

Para Santos, la importancia de obtener un buen resultado no solo está en el empujón que le daría para las presidenciales, sino también en garantizarse un Congreso favorable a los diálogos de paz que -en caso de su reelección y la firma de un acuerdo con las FARC- apoye las reformas necesarias para la desmovilización de los guerrilleros y el fin del conflicto armado.

 

Mínimos incidentes

 

Si bien la jornada transcurrió en calma, la Defensoría del Pueblo había advertido sobre el riesgo de que el 20% del país estuviera bajo la amenaza a los electores por parte de los grupos rebeldes y de origen paramilitar.

Un portavoz de la policía informó de la desactivación de tres artefactos explosivos en distintas ciudades y la detención de 20 personas por delitos electorales.

La Misión de Observación Electoral dijo que recibió 104 reportes de anomalías, 15 de ellos por compra y venta de votos. El gobierno desplegó 266.000 uniformados para garantizar la seguridad durante las votaciones.

Según un sondeo de la firma Cifras y Conceptos, los liberales serían la formación más votada al Senado con 16%, seguidos por el Centro Democrático de Uribe (14%), el Partido de la U (12%) y luego los conservadores (6%).

El partido de Uribe, que se opone a que los guerrilleros responsables de crímenes se incorporen a la política, obtendría entre 10 y 20 senadores. Número que, según analistas, le alcanzaría para hacer ruido pero no para frenar el proceso de paz.

Sobre la posible vuelta de Uribe al Congreso, la estudiante de 24 años Natalia Izquierdo dijo a la AFP en un puesto de votación del norte de Bogotá, que le “gusta la idea” porque “con el gobierno de Santos se suponía que iba a haber continuidad con lo que proponía Uribe y no ha sido así”.

En Colombia, el voto es voluntario y la abstención ronda históricamente el 50%. Pero analistas temen incluso una abstención mayor o un crecimiento del voto en blanco.

Colombia vive desde hace medio siglo un conflicto armado en el que además de guerrillas de izquierda han participado paramilitares de derecha y narcotraficantes, con cientos de miles de muertos y 4,5 millones de desplazados.

Síguenos por @800noticias