Autor de tiroteo en Washington tenía perfil peligroso que no fue detectado | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

WASHINGTON, (AFP) – El secretario de Defensa estadounidense reconoció este miércoles que los antecedentes psiquiátricos y de comportamiento del autor del tiroteo en Washington, en el que murieron 13 personas, constituían “señales de alarma” que fueron pasadas por alto.

“Obviamente, cuando se hace retrospectiva y se mira todo esto, había algunas señales de alarma, claro que había”, dijo Chuck Hagel en una conferencia de prensa en la que anunció una revisión de la seguridad en todas las bases militares estadounidenses tras el mortal tiroteo del lunes en el complejo de edificios llamado Washington Navy Yard.

“¿Y deberíamos haberlas captado (a las señales)? ¿Por qué no lo hicimos? ¿Cómo podríamos haberlo hecho? Todas esas preguntas deben ser respondidas”, agregó Hagel, quien sostuvo que no se prestó la debida atención a los problemas de comportamiento y psiquiátricos del agresor.

Los cuestionamientos sobre la seguridad emergieron luego de que se supiera que el abatido atacante, Aaron Alexis, tenía un pase legítimo como subcontratista de Defensa para ingresar al Navy Yard a pesar de antecedentes de mala conducta en la Marina, de dos incidentes que involucraron disparos en el pasado y de un informe de la Policía que decía que sufría delirios severos.

Dos días después de la tragedia, el retrato de Aaron Alexis difundido públicamente es el de un hombre que parecía profundamente perturbado, pero que igualmente pudo obtener la autorización de ingreso del Departamento de Defensa y fue capaz de comprar legalmente una escopeta.

Fue a través de su acreditación de subcontratista de Defensa que pudo ingresar en el área militar restringida, para posteriormente abrir fuego y matar a 12 personas y herir a otras ocho antes de ser abatido a tiros por la policía.

A partir de éste incidente el jefe del Pentágono adoptó varias disposiciones: dijo que hay que revisar la “seguridad y los procedimientos de acceso a todas las instalaciones del Departamento de Defensa en todo el mundo”, además de los métodos de concesión de autorizaciones de seguridad, incluidos los subcontratistas de Defensa.

Disculpas de una madre.

Este miércoles, la madre del atacante, Cathleen Alexis, se disculpó por la actuación de su hijo a través de una declaración leída desde su casa en Brooklyn, Nueva York.

“A las familias de las víctimas, lamento tanto, tanto que esto haya pasado. Mi corazón está roto”, dijo.

“Aaron está ahora en un lugar desde el que no puede dañar a nadie, y por eso estoy satisfecha”, agregó. “No sé por qué hizo lo que hizo, jamás seré capaz de preguntarle a él por qué”.

Por otra parte, el portavoz de la Casa Blanca Jay Carney anunció que el presidente Barack Obama participará de una ceremonia en memoria de las víctimas del tiroteo el domingo.

“El presidente quiere manifestar su pena por la muerte de estas víctimas inocentes y compartir el dolor del país tras un nuevo tiroteo masivo sin sentido”, dijo Carney.

Durante su servicio en las Fuerzas Armadas entre 2007 y 2011, la ficha de Alexis Aaron no era “brillante”, y estaba marcada por problemas disciplinarios menores, como insubordinación o llegadas tarde, reconoció el contralmirante John Kirby, director de comunicaciones de la Marina.

“Ninguna de las infracciones que cometió durante su tiempo en la Armada podría dar una indicación de que era capaz de ejercer tanta violencia”, sostuvo sin embargo, el funcionario.

En todo caso nada le impidió a Alexis recibir una autorización de seguridad “válida por 10 años”, dijo. Este pase otorgado en marzo de 2008, le permitió al atacante ser contratado por una filial de la gigante Hewlett-Packard y el acceso al Navy Yard.

Pero además de incidentes como haber tirado en 2004 contra los neumáticos del carro de un obrero, Aaron Alexis exhibía síntomas de delirios psicóticos.

Una noche de principios de agosto, desde un hotel en una base militar, llamó a la policía en Newport (Rhode Island) para quejarse de haber sido “cazado” y que “escuchaba voces”, según un reporte policial divulgado por el New York Times.

La policía advirtió a la base de la policía militar, pero no se tomó ninguna medida.

Síguenos por @800noticias