Obama dispuesto a vetar proyecto de ley que autoriza oleoducto Keystone XL | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Washington, Estados Unidos | AFP. El presidente Barack Obama está dispuesto a vetar un proyecto de ley del Congreso que autoriza la construcción del controvertido oleoducto Keystone XL entre Estados Unidos y Canadá, advirtió el martes la Casa Blanca, destacando la necesidad de respetar el proceso administrativo en curso.

 

“Si el Congreso adopta esta ley, el presidente no la firmará”, declaró Josh Earnest, portavoz del ejecutivo estadounidense, y agregó que, en el fondo, Obama no ha tomado su decisión sobre este sensible tema, convertido por sus adversarios republicanos, actualmente en mayoría en el Congreso, en un símbolo político.

La Cámara de Representantes votará el viernes un texto que autoriza el inicio inmediato de la construcción del oleoducto Keystone XL. La mayoría republicana está en capacidad de aprobar fácilmente el documento, que debe luego tener el visto bueno de la Cámara y el Senado antes de llegar a manos de Obama.

“Existe un proceso bien establecido (de examen de proyecto) que no debe verse vulnerado por una propuesta de ley”, agregó Earnest.

El colosal proyecto de la compañía TransCanada, apoyado firmemente por Ottawa, está suspendido desde hace seis años por decisión de la administración del presidente Barack Obama. 

El gobierno canadiense del conservador, Stephen Harper, exhortó nuevamente este martes a Estados Unidos a aprobar este controvertido proyecto.

“En este momento, esto no constituye un debate entre Canadá y Estados Unidos, se trata de un debate entre el presidente y el pueblo estadounidense, que respalda de manera aplastante el proyecto”, declaró el portavoz Greg Rickford, ministro canadiense de recursos naturales, en un correo a la AFP.

“Nuestra posición se mantiene con respecto a Keystone: pensamos que el proyecto debería ser aprobado”, subrayó el portavoz.

Pero los republicanos tienen la intención de autorizarlo. Para ellos, este proyecto es sinónimo de empleos e independencia energética, pero la mayoría de los demócratas son hostiles a la obra a causa de los riesgos ambientales que supone.

Canadá es el quinto productor mundial de crudo y busca llevar su petróleo a otros mercados.

La compañía canadiense TransCanada presentó una primera solicitud en septiembre de 2008, y sometió un nuevo trazado en abril de 2012. 

El presidente de la empresa, Russ Griling, protestó: “Durante décadas , el proceso para estudiar y tomar una decisión para un proyecto de infraestructura como el de Keystone tomaba dos años. Seamos claros, esto sólo es un oleoducto, no es el primero, ni el último”, sentenció.

Con 1.900 km de largo -de los cuales 1.400 en Estados Unidos- Keystone XL permitirá transportar arenas bituminosas desde el oeste de Canadá hacia refinerías en el golfo de México.

En noviembre, el Senado estadounidense -controlado entonces por los demócratas- rechazó con una escasa mayoría una ley que habría autorizado la construcción inmediata del oleoducto.

Los ecologistas de Greenpeace Canadá aplaudieron esta amenaza de veto de Obama. 

“Llegó la hora de que el gobierno canadiense muestre al fin un poco de seriedad diversificando su economía e invirtiendo en fuentes energéticas renovables que generan puestos de trabajo sin por ello sacrificar al planeta”, reaccionó Mike Hudeman.

Si el presidente somete su veto, ambas cámaras podrían intentar superarlo, pero necesitarían una mayoría de dos tercios, algo difícil de conseguir sin el apoyo de un gran número de demócratas. 

 

 

Síguenos por @800noticias