Argentina: Nisman recibió disparo a quemarropa | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Buenos Aires, Argentina | AFP. La fiscal argentina que investiga la muerte de su colega Alberto Nisman insistió el sábado en que las pericias indican que recibió un disparo “con el arma apoyada sobre la sien”, una pistola que le había sido prestada por un cercano colaborador a quien se le prohibió salir del país.

 

Mientras el país sigue atento las actuaciones de la fiscal Viviana Fein sobre la muerte el domingo pasado de Nisman horas antes de explicar ante el Congreso una denuncia contra la presidenta Cristina Kirchner, la justicia prohibió la salida del país de Diego Lagomarsino, un colaborador cercano al fiscal que le prestó el sábado pasado la pistola calibre 22 que lo mató.

Lagomarsino está desde el viernes a disposición de los investigadores.

En otro coletazo inesperado de este caso, un periodista del diario en inglés Buenos Aires Herald, el primero en informar la muerte de Nisman, dijo que se fue del país el sábado tras recibir amenazas, según informó el Foro de Periodismo Argentino (Fopea).

Fein dijo el sábado que el disparo que mató al fiscal federal Nisman se produjo a “una distancia no mayor a un centímetro” e insistió en que hasta ahora no hay pruebas de que hayan participado terceras personas en este caso.

La fiscal agregó que “el disparo se efectuó apoyando el arma en el parietal derecho”. “El disparo fue sobre la oreja, el arma fue apoyada sobre la sien”, reiteró.

Fein también precisó que Nisman, de 51 años, murió “alrededor del mediodía del domingo” 18 de enero en un departamento del exclusivo barrio de Puerto Madero, en Buenos Aires.

De otro lado, el periodista Pachter, también colaborador del periódico Haaretz de Israel, dijo a colegas de los diarios Clarín e Infobae, que sufrió “seguimientos sospechosos” en los últimos días y que todos sus teléfonos estaban intervenidos (“pinchados”).

El diario Buenos Aires Herald indicó que no tenía conocimiento alguno de estas amenazas divulgadas por otros medios el sábado en la tarde y confirmó que desde el viernes el comunicador no ha asistido al trabajo.

Una muerte y muchas dudas

Nisman hizo pública una denuncia contra la presidenta Kirchner y su canciller Héctor Timerman por supuestamente encubrir a iraníes acusados de haber participado en un atentado contra una mutual judía en Buenos Aires en 1994.

 

Aquel atentado, que dejó 85 muertos y 300 heridos, ocurrió dos años después de otro en la embajada de Israel de la capital argentina (que dejó 29 muertos), y es considerado el mayor ataque terrorista en la historia de este país.

La causa AMIA, como se le conoce en Argentina, lleva más de 20 años sin resolverse, con juicios anulados por serias irregularidades que dañaron la reputación de jueces y del servicio de inteligencia argentino.

Nisman estaba implicado en la investigación AMIA desde 1997. Pero fue en 2004 cuando se convirtió en máximo responsable de la Fiscalía Especial AMIA, cargo que le concedió el entonces presidente Néstor Kirchner (2003-2007), hoy fallecido, esposo de la actual presidenta.

Tras la muerte de Nisman, la Fiscalía indicó en primer lugar que todas las pistas apuntaban a un suicidio, pero luego no se encontraron rastros de pólvora en la mano de Nisman, entre otros elementos que volvieron compleja la investigación.

El gobierno argentino cree que Nisman no se suicidó y ha levantado sospechas sobre el papel del exjefe de operaciones de la Secretaría de Inteligencia, Antonio ‘Jaime’ Stiusso, removido del cargo en diciembre pasado.

 

Stiusso trabajaba estrechamente con Nisman desde que el fiscal fue designado en 2004 para investigar el atentado a la AMIA.

Síguenos por @800noticias