Isco “Estoy en el mejor momento de mi carrera profesional” | 800Noticias
800Noticias
Deportes

El 5 de febrero de 1984, el fútbol español se estremeció con el debut en Cádiz de Emilio Butragueño. Sus dos goles fueron lo de menos. La cuestión principal es que el niño de Narváez se convirtió en un fenómeno sociológico, desatado dos años más tarde con sus cuatro goles a Dinamarca en Querétaro y el famoso “oa, oa, oa, Butragueño a la Moncloa” cantado por la multitud en Cibeles.

Tres décadas después el fenómeno se repite con Isco. El estadio Martínez Valero se rindió a la magia del malagueño (hizo tres jugadas para enmarcar) y coreó su nombre a pesar de la derrota de su equipo (0-2). El propio Casillas, que algo sabe en la materia dado que tras el Mundial de Suráfrica se convirtió en uno de los héroes de todos los españoles, lanzó una llamativa reflexión en la zona mixta de Elche: “Estamos hablando del próximo jugador más importante que puede tener este país”.

Ese papel lo ocupaba hasta no hace mucho Iniesta. El manchego, entronizado tras su gol en Johannesburgo a Holanda, ha ido perdiendo luz tanto en el Barça como con la Selección. Una luz cuya antorcha conduce orgulloso Isco. Este curso ha sido vitoreado en los campos del Levante, el Granada y el Almería (con golazo incluido), pero donde de verdad empezó su explosión popular fue en el Carranza con motivo del España-Serbia Sub-21 (pasado 14 de octubre), en el que nos jugábamos el billete a los Juegos Olímpicos de Brasil. La afición gaditana, la misma que 31 años antes había aclamado a Butragueño, empezó a vitorear el nombre de Isco antes de ordenar el árbitro el saque inicial…

Feliz. El chaval está orgulloso de haberse ganado la titularidad en el Madrid y de sentir el cariño del fútbol español. De hecho, tras el partido de Elche afirmó: “Es el mejor momento de mi carrera”. El 21 de abril cumplirá 23 años, una edad que le permitirá seguir creciendo sin ponerse límites. Ha sido capaz de unir a su incuestionable talento una capacidad de sacrificio que se traduce en los números reflejados en esta columna. Ya ha robado 184 balones esta temporada. Y juega todos los días. Y no se cansa. Ya le apodan Iscoman…

Fuente: AS

Síguenos por @800noticias