Dibaba, favorita al oro en 10.000 metros en su regreso al Mundial | 800Noticias
800Noticias
Deportes

MOSCÚ (AFP) – La etíope Tirunesh Dibaba, la reina del fondo, busca un tercer título en los 10.000 metros del Mundial de atletismo, el domingo en Moscú, diez años después de ganar los 5.000 m de París-2003, cuando se convirtió en la campeona más joven de la historia, a los 18 años y dos meses.

Entre sus éxitos en 5.000 m, distancia en la que es plusmarquista mundial (14:11.15), y los 10.000 metros, Dibaba ha sido campeona siete veces en Juegos Olímpicos y Mundiales, con dos ‘dobletes’, en los Juegos de Pekín-2008 y en el Mundial de Helsinki-2005.

A ello se suman cuatro medallas de oro en cross-crountry, que convierten su palmarés en uno de los más brillantes del atletismo actual.

A pesar de ello, ha sido tradicionalmente relegada a un segundo plano en los premios anuales de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF). La pertiguista rusa Yelena Isinbayeva, mucho más mediática, ha sido una de las que más sombra le ha hecho en esos galardones.

Dibaba nació en Bekoji, la ciudad de Kenenisa Bekele, su equivalente masculino, y en los últimos años tuvo que superar una lesión, que le impidió estar en los Mundiales de Berlín-2009 y Daegu-2011.

La esposa de Sileshi Sihine, plata en los 10.000 metros de los Juegos de Pekín, volvió a la élite el pasado año en los Juegos Olímpicos de Londres, donde ganó los 10.000 metros y terminó con un bronce en los 5.000 metros.

Tras cruzar la línea, lanzó una mirada encendida a su rival nacional, Meseret Defar, culpable en su opinión de haber esperado a la última vuelta para luchar por la victoria, cuando ella, la reina, había liderado el ritmo de las kenianas.

Para no volver a reavivar el conflicto y dividir al equipo nacional, la Federación Etíope ha decidido una solución salomónica. En Moscú, Tirunesh correrá los 10.000 metros y Meseret los 5.000, así cada una podrá tener su cuota de gloria.

En ambos pruebas, la pasada edición del Mundial fue dominada por la keniana Vivian Cheruiyot, ausente en esta ocasión en Rusia por embarazo.

En la familia Dibaba, no sólo Tirunesh ha destacado. Su hermana mayor Ejegayehu también tuvo una buena reputación como atleta, mientras que la pequeña, Genzebe, es candidata a medalla en los 1.500 metros en Moscú.

Para aprender han tenido una de las mejores escuelas en su propia casa, ya que su prima Derartu Tulu fue la primera atleta negra en conseguir un título olímpico, en los 10.000 metros de Barcelona-1992. Un éxito que repitió ocho años más tarde en Sídney-2000.

Síguenos por @800noticias