Colombia sella pasaporte a Brasil-2014 tras épico empate 3-3 frente a Chile | 800Noticias
800Noticias
Deportes

BARRANQUILLA, (AFP) – Colombia se clasificó al Mundial de Brasil-2014 tras firmar este viernes un espectacular empate 3-3 con Chile en Barranquilla, en partido de la decimoséptima y penúltima fecha de la eliminatoria sudamericana.

El conjunto que dirige el argentino José Pékerman remontó una diferencia de tres goles en el primer tiempo y logró al final quedarse con el punto que necesitaba para regresar a una cita mundialista después de 16 años de fracasos.

‘La Roja’, que en la primera parte arrolló con su buen fútbol, abrió el marcador con Arturo Vidal, de penal al minuto 19, mientras que Alexis Sánchez, una de las figuras del compromiso, anotó un doblete a los 21 y 29.

El delantero Teófilo Gutiérrez inició el descuento para los cafeteros en el 67, mientras el delantero Radamel Falcao García anotó de penal los dos goles definitivos a los 75 y 84.

“He visto pocas veces a una selección que se pueda levantar de un 0-3, por eso tengo mucho orgullo de estar con ellos. ¡Es un equipo maravilloso!”, destacó Pékerman en conferencia de prensa.

Con ese resultado, Colombia sumó 27 puntos y se ubicó detrás del líder Argentina (29), ya clasificada.

Por su parte, Chile sumó las mismas 25 unidades que Ecuador, que este viernes venció a Uruguay 1-0 en Quito, quedando a las puertas del Mundial y, además, tendrán que verse las caras el próximo martes en Santiago en la última fecha.

La eliminatoria sudamericana otorga cuatro cupos directos y al quinto -muy posiblemente Uruguay- la opción de disputar la repesca frente a Jordania.

“No nos podíamos ir de Barranquilla, después de todo lo que habíamos hecho, perdiendo”, dijo un exultante Falcao García al canal de TV Caracol al cabo del juego.

Tras el pitazo final, miles de barranquilleros prendieron una fiesta que se propagó por todo el territorio colombiano.

El costo del esfuerzo

La selección chile dejó escapar una ventaja que parecía inalcanzable y al final terminó pidiendo tiempo ante la espectacular remontada de los colombianos.

“La enseñanza que te puede dejar este partido es que cuando uno baja la intensidad, con jugadores de tanta calidad, puede padecer como padecimos en la segunda parte”, comentó el técnico de la ‘Roja’, Jorge Sampaoli.

En la primera parte, Colombia jugó su peor partido en esta eliminatoria y contribuyó al lucimiento de una selección chilena que, de la mano de Alexis Sánchez, destruyó el fortín del estadio Metropolitano de Barranquilla.

El equipo de Sampaoli soñaba hasta entonces con tomarse revancha de la derrota por 3-1 en Santiago en 2012.

El primer tanto llegó tras una incursión en el área del delantero Eduardo Vargas, quien fue derribado por el arquero Ospina.

El árbitro brasileño Paulo de Oliveira decretó la pena máxima. Arturo Vidal, del Juventus de Italia, cobró el penal, a los 19 minutos, definiendo a la derecha del portero.

Los colombianos aún no se reponían cuando dos minutos después, a los 21, Alexis Sánchez aumentó la cuenta. Vargas centró una pelota para Valdivia, quien intentó sin éxito dominar en el área pero ahí estaba la figura del partido para rematar de primera.

El delantero del Barcelona de España volvió a silenciar al estadio al capitalizar un tiro de esquina en dos tiempos, primero con un golpe de cabeza que soltó Ospina para que el propio Sánchez rematara.

Colombia cambió el libreto en el segundo tiempo y después del descuento de Gutiérrez, apareció Falcao para equiparar las acciones con dos soberbios tiros de penal. El delantero completó nueve tantos en las eliminatorias sudamericanas.

Animados por más de 40.000 espectadores, los cafeteros dieron una lección única de coraje y pundonor para llevarse el boleto a Brasil.

Con la expulsión de Carmona, Colombia aprovechó los espacios y empezó a ser más agresivo. La insistencia de James Rodríguez le valió una falta de Silva en el área. El árbitro brasileño marcó el penal y Falcao, con su casta de goleador, no dejó escapar.

Al final Colombia logró lo que parecía imposible. A los 84 minutos, Falcao empató el partido y marcó su segundo gol en el encuentro, otra vez de penal. La falta nació en la salida del arquero Bravo que cruzó los brazos para obstruir la entrada de James Rodríguez que llegaba solo.

Falcao se vistió entonces de héroe y desató un júbilo que seguramente se extenderá hasta el aterrizaje de los cafeteros en tierras brasileñas.

Síguenos por @800noticias