Abreu sigue encendido y los Leones aplastaron a los Tiburones | 800Noticias
800Noticias
Deportes

Era matar o morir, y Leones del Caracas respondió en el momento de la verdad para seguir con opciones en el Round Robin. Bob Abreu y Franklin Morales guiaron a los melenudos, que repitieron la dosis de batazos del domingo pasado contra Tiburones de La Guaira para volverlos a vapulear con pizarra de 12 a 2.

Y mientras los caraquistas respiran, los varguenses ya llegaron a cuatro derrotas en cinco presentaciones, lo que los deja muy golpeados en sus opciones para avanzar a la gran final.

Abreu fue sin lugar a dudas la bujía de los suyos. El jardinero pasa por un dulce momento -nunca mejor dicho para el “Comedulce”- al despachar jonrón por quinto encuentro consecutivo en este Round Robin, para implantar un nuevo registro para semifinales de la LVBP.

Abreu sabía lo que estaba haciendo al conectar esa pelota. “Cuando sale el batazo me dije: ‘coye, van cinco, qué chévere (risas). Uno no los busca, pero gracias al Señor que salen”, rememoró el patrullero minutos después de finalizado el cotejo.

Ese batazo sacó del juego al dominicano José Capellán, quien luego de un inicio tambaleante pareció recomponerse, pero la kilométrica conexión del otrora grandeliga lo mandó a las duchas sin poder sacar ese quinto episodio.

Además, el bambinazo de ayer sirvió para que el equipo melenudo ganara, que es lo que en realidad busca Abreu. “Contento de estos jonrones que están saliendo. Se viven y se disfrutan, y bueno, ganamos”, declaró el pelotero.

Con esos cinco cuadrangulares superó a Miguel Cabrera, quien con Tigres de Aragua en el Round Robin de la campaña 2004-2005, enlazó cuatro encuentros llevándose la barda.

“No estoy buscando nada de eso”, volvió a exclamar el “Comedulce”. “Mi compromiso aquí es darle triunfos al equipos para buscar el campeonato. Si eso (el récord) llega, llega solo”.

Abreu también le tiró flores a los lanzadores, sobre todo al zurdo Morales. “El pitcheo hoy estuvo magnífico. El abridor mantuvo el juego cerrado. Atacamos adelante y eso coloca al otro equipo a la defensiva”, dijo.

 Siniestro de oro. Morales fue la otra vedette caraquista de anoche. Sacó seis ceros y apenas permitió que los guairistas se le embasaran, además de guillotinar a ocho rivales.

“Tuve un plan desde el principio con (Jesús) Sucre. Lo más importante fue atacar a los bateadores y utilizar mis pitcheos donde los tenía que utilizar”, declaró el serpentinero. “Fue clave estar siempre por delante de la cuenta. Me da la confianza que necesito en mi repertorio”.

Esa misma confianza deben tener hoy los melenudos en remontar, ya que la cima ahora no luce tan cuesta arriba.

Fuente: Meridiano.com.ve

 

Síguenos por @800noticias