Sacerdote español confiesa haber filtrado documentos confidenciales del Vaticano | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

AFP

El religioso español Lucio Vallejo Balda confesó este lunes ante un tribunal del Vaticano haber filtrado a la prensa las contraseñas de documentos confidenciales, un delito que la Santa Sede castiga con hasta ocho años de detención.

“Sí, he proporcionado documentos a los periodistas. Les entregué una lista de cinco páginas con 87 contraseñas”, reconoció al ser interrogado por los jueces del llamado proceso Vatileaks2.

El religioso describió el clima de presión y chantaje que vivía en 2013 y aseguró que atravesaba por una fuerte depresión por la que estaba siendo atendido por un psiquiatra.

El proceso, que juzga a cinco acusados por la fuga de documentos confidenciales de la Santa Sede, se reanudó este lunes en el Vaticano con la comparecencia de casi todos los implicados.

La audiencia pública del juicio, en el que están siendo procesados dos periodistas italianos, el cura español, su secretario y una consultora en relaciones públicas, por divulgar documentos privados sobre la malversación de fondos y los despilfarros en la Santa Sede, se inició hacia las 16H00 local (15H00 GMT) en la sala del tribunal y duró cerca de tres horas.

Un grupo limitado de periodistas, entre ellos la AFP, tuvo acceso a la sala tal como previsto desde la apertura del juicio, el pasado 24 de noviembre.

Vallejo Balda, cercano al Opus Dei, llegó sonriente a la audiencia pero terminó el interrogatorio abatido, tras admitir su responsabilidad en el escándalo.

El religioso dijo que cuando transmitió los documentos no estaba del todo “lúcido”, pero desmintió que haya entregado los archivos en papel a los periodistas.

Todos los acusados, entre ellos los dos periodistas italianos, Gianluigi Nuzzi –quien no asistió a la audiencia– y Emiliano Fittipaldi, autores de sendos libros sobre la corrupción en la Curia Romana, basados en correos, grabaciones y documentos, se enfrentan a penas de cárcel de hasta ocho años bajo la draconiana legislación contra las fugas promulgada por el Vaticano en 2013.

Síguenos por @800noticias