¿Qué está pasando con Samsung? | 800Noticias
800Noticias
Tecnología

El Mundo

El pasado viernes, la multinacional surcoreana anunció un programa de recuperación voluntario de 2,8 millones de lavadoras en Estados Unidos que son peligrosas para los usuarios, ya que la parte superior corre el riesgo de desprenderse durante el centrifugado y causar lesiones a las personas que estén cerca.

Hasta la fecha, se han registrado 733 incidentes y 9 heridos, incluyendo una rotura de mandíbula y otras magulladuras. Este episodio se suma al fiasco del teléfono Samsung Galaxy Note 7 registrado hace unas semanas, un modelo que tuvo que ser retirado del mercado ante la amenaza de que se prenda fuego solo.

¿Cómo afectan estos tropiezos a las cuentas de la empresa?

Los fallos en el Note 7 ya han pasado factura. En el tercer trimestre del año, Samsung vio caer su beneficio neto un 17%. Según dio a conocer, la división de telefonía móvil -normalmente la más rentable- publicó un beneficio operativo de 806 millones de euros, 1.124 millones menos que en 2015, un hecho achacado a la crisis del Note 7. Todavía es pronto para saber cómo afectará el fallo de las lavadoras a sus cuentas, pero la división de electrodomésticos representa una parte pequeña del global de la empresa (entorno al 10% del total).¿Y a su reputación?Para los expertos, este es el mayor de sus problemas.

Desde que comenzó la crisis con las baterías, su reputación de empresa tecnológica puntera e innovadora ha quedado seriamente dañada, algo que el episodio de las lavadoras explosivas ha exacerbado. Este fin de semana, las redes se llenaron de comentarios satíricos como “9 de cada 10 terroristas recomiendan Samsung” o “¿Se ha aliado Samsung con el ISIS?“.¿Qué medidas está tomando Samsung?

Desde dentro y fuera de la empresa, han surgido voces que abogan por utilizar estas recientes crisis como un catalizador que lleve a un resurgir de la marca en un entorno en el que afronta numerosos riesgos. “Esta última crisis nos ha hecho mirar atrás y pensar que tal vez nos hemos vuelto autocomplacientes, y nos sirve de impulso para un nuevo comienzo”, dijo en un comunicado de la semana pasada el jefe ejecutivo de la empresa, Kwon Oh-hyun.

Con el objetivo de no acabar como en su día lo hicieron Nokia o Blackberry, algunos analistas auguran grandes cambios en el liderazgo y la cultura de la empresa, muchas veces criticada por su hermetismo y rigidez.¿Qué hará en el futuro?Mientras que continúan con la retirada de los Note 7 (en EEUU ya han logrado recuperar un 85% de los vendidos), Samsung ha ofrecido a los afectados por las lavadoras la reparación de los productos defectuosos o descuentos en la compra de un nuevo modelo.

A largo plazo, la empresa confía en que la investigación que está llevando a cabo sobre lo sucedido ayude a recuperar la confianza de los usuarios. Además, todas las esperanzas están puestas en el lanzamiento del nuevo Galaxy S8 para el año que viene, un innovador modelo con el que esperan recuperar gran parte del prestigio perdido.

Síguenos por @800noticias