Migrantes cubanos salen de El Salvador a Guatemala, rumbo a EEUU | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

AFP.- Con rostros alegres, un primer grupo de 180 migrantes cubanos, de casi 8.000 varados en Costa Rica desde noviembre, partieron la madrugada de este miércoles de El Salvador a Guatemala, para seguir su tan ansiado viaje hacia Estados Unidos.

Los cuatro autobuses que transportan a los isleños salieron del aeropuerto Óscar Arnulfo Romero, a 44 km al sureste de San Salvador, con destino a la frontera con Guatemala La Hachadura.

Los cubanos, con rostros alegres a pesar del cansancio de la travesía, levantaron sus manos para decir adiós a los pocos salvadoreños que permanecían en la terminal aérea.

“Estoy muy agradecido con El Salvador, Costa Rica y con el Sistema de Integración (Centroamericano) completo por la ayuda que nos han ofrecido, y por ofrecernos este paso seguro hasta México”, declaró a la prensa estatal el joven cubano Lazaro Peña.

“Nuestro objetivo es llegar a Estados Unidos lo antes posible”, manifestó Peña, quien estuvo en Costa Rica dos meses y seis días.

Los migrantes en el aeropuerto salvadoreño fueron recibidos por el canciller, Hugo Martínez, el procurador local de Derechos Humanos, David Morales, y funcionarios de migración.

La prensa no tuvo acceso a los migrantes, de los cuales 71 son mujeres y 109 hombres.

“Este es el proyecto piloto que habíamos planteado organizar y que felizmente lo estamos llevando a término esta noche”, declaró el canciller Martínez en una rueda de prensa.

Los cubanos iniciaron el recorrido en autobús y no se detendrán hasta llegar a la frontera entre Guatemala y México, desde donde deberán seguir el viaje por su  cuenta.

El martes, antes de abordar el avión en el aeropuerto de Liberia, 200 km al norte de San José, los viajeros se despidieron emotivamente de sus compatriotas, con los que compartieron albergues en la ciudad vecina de La Cruz, de donde se fueron entre aplausos, abrazos y lágrimas.

El ministro costarricense de Relaciones Exteriores, Manuel González, explicó que el viaje del martes es un proyecto piloto para probar el mecanismo trazado junto a El Salvador, Guatemala y México, para permitir a los cubanos continuar su recorrido, luego de que Nicaragua les bloqueara el paso en noviembre.

“El Gobierno de Costa Rica confía en el éxito de este plan piloto”, abogó González.

Tras la decisión nicaragüense de cerrar el paso a los cubanos, 7.800 migrantes quedaron varados en Costa Rica y otros 2.000 se encuentran en Panamá.

La directora de Migración de Costa Rica, Katia Rodríguez, consideró que podrían requerirse unos 28 vuelos para evacuar a los cubanos radicados en 38 albergues en su país.

El viaje despertó entusiasmo entre los cubanos, pero también temor por la travesía que les espera, sobre todo cuando deban atravesar México.

Autoridades mexicanas indicaron que les otorgarán una visa de 20 días para que atraviesen el país rumbo a la frontera con Estados Unidos.

El procurador salvadoreño David Morales, adelantó que en los países centroamericanos y México los procuradores se han comprometido a “verificar en el terreno el trato a los cubanos”.

En Estados Unidos no está claro cómo serán recibidos, aunque funcionarios norteamericanos han dicho que se mantiene vigente la política de “pies secos/pies mojados”, que permite a los cubanos quedarse legalmente en Estados Unidos una vez que pisen ese territorio.

Prolongado calvario en Centroamérica

“El viaje hasta aquí no fue fácil, pero lo más duro lo encontramos aquí”, recordó uno de los viajeros, el camionero Rubén Chil, de 38 años, en referencia a la decisión de Nicaragua de impedirles la entrada a su territorio.

Chil espera llegar cuanto antes a Miami, donde tiene familia, para conseguir empleo como camionero y poder llevar entonces a su esposa y dos hijos, quienes se quedaron en Guanajay, Cuba.

Yordani Casanova, de 33 años, está igual de emocionado. Propietario de un negocio de bebidas a base de hierbas naturales en Puerto Padre, este de la isla caribeña, emprendió el viaje migratorio junto a su esposa, Lisleni Fernández.

Su esposa acotó que quieren trabajar en lo que sea en Estados Unidos, y quizás en dos años traerse a sus dos hijos, de 4 y 8 años, que se quedaron con los abuelos en Cuba.

Aunque sienten temor. “Nos han dicho que en México hay unas bandas que les dicen Los Zetas que asaltan en los caminos y que hay zonas peligrosas”, advirtió Casanova.

Para evitar esos peligros, la traductora Liena Cabezas, de La Habana, comentó que pretende tomar un vuelo en el sur de México hasta alguna ciudad cercana a la frontera con Estados Unidos.

Rodríguez, directora de Migración de Costa Rica, dijo que los países involucrados en el tránsito de los cubanos se reunirán la próxima semana para decidir las etapas siguientes para el traslado de los que se quedaron.

Adelantó que aquellos que no puedan reunir recursos para pagar los 555 dólares que cuesta el traslado hasta Tapachula deberán esperar una solución.

La Organización Internacional de las Migraciones dijo que el primer grupo fue seleccionado porque pudieron pagar el costo del viaje.

Síguenos por @800noticias