Presunta víctima de Kavanaugh pide negociar fecha para ir al Senado de EEUU | 800Noticias
800Noticias

EFE

Christine Blasey Ford, la presunta víctima de Brett Kavanaugh, juez nominado por el presidente de EE.UU., Donald Trump, para el Tribunal Supremo, rechazó este jueves acudir a testificar el lunes al Senado como le habían solicitado y pidió fijar una nueva fecha negociada durante la próxima semana.

“Está deseando testificar, una vez acordados los términos que sean justos y que garanticen su seguridad. Una audiencia el lunes no es posible y la insistencia del comité para que ocurra ese día es arbitraria de cualquiera de las formas”, aseguró Debra Katz, la abogada de la víctima, en un correo citado por medios locales.

El escrito fue remitido al Comité Judicial de la Cámara Alta, el ente encargado de interrogar a Kavanaugh y de dilucidar las dudas que puedan surgir sobre su candidatura.

“Como saben, ha recibido amenazas de muerte que han sido enviadas al FBI y ella y su familia se han visto forzadas a abandonar su casa”, continuó Katz, que abogó por discutir las condiciones en las que estaría preparada para testificar esa misma semana y recordó que preferirían que el FBI investigara antes el caso.

El comité, con mayoría republicana, fijó el próximo lunes como la fecha en la que Ford debía acudir para comparecer en público y contar los abusos supuestamente perpetrados por Kavanaugh.

Tanto la víctima como la oposición demócrata, que ha buscado retrasar el proceso de confirmación desde el comienzo, reclamaron que se llevara a cabo una investigación del Buró Federal de Investigaciones (FBI) antes de cualquier audiencia sobre el tema en el comité, algo que han rechazado los conservadores.

En este contexto, los republicanos incluso apremiaron a Ford a registrar su testimonio por escrito este viernes si es que quería acudir el lunes, 24 de septiembre, y este jueves algunas voces conservadoras del comité sugirieron que, si la víctima no acudía, se procediera directamente a votar sobre la recomendación del juez.

El propio Trump, que ha insistido en que quiere escuchar a la presunta víctima, se pronunció ayer sobre la convocatoria: “Si aparece será maravilloso y si no, será una pena”.

Los hechos en cuestión tuvieron lugar hace 36 años, cuando ambos eran adolescentes, en una fiesta en la que Kavanaugh presuntamente trató de sobrepasarse con Ford y silenciar sus protestas.