Presencia humana en el Ártico es más antigua de lo que se calculaba | 800Noticias
800Noticias
Ciencia

Los seres humanos estaban en el Ártico hace 45.000 años, 10.000 años antes de lo que pensábamos, revelaron las marcas de puntas de flecha y otros objetos punzantes observados en el esqueleto congelado de un mamut, de acuerdo a un estudio ruso publicado el jueves en Estados Unidos.

Este hallazgo podría relatar el ejemplo más antiguo de supervivencia en el Ártico, donde son raros los indicios del Paleolítico humano, indicaron estos investigadores, cuyo trabajo fue publicado en la revista Science.

En 2012, un equipo liderado por Alexei Tikhonov, del Museo de Zoología de la Academia de Ciencias de Rusia en San Petersburgo, excavó una osamenta parcial de un mamut lanudo macho que se hallaba en los sedimentos congelados de un acantilado en la costa este de la bahía de Yenisei, en el centro de la Siberia ártica.

La datación por radiocarbono de una tibia del animal y los materiales que se encontraban cerca datan de 45.000 años.

El esqueleto de mamut muestra signos de heridas inusuales en las costillas, en el colmillo derecho y en las mandíbulas. Las marcas son muy probablemente el resultado de puntas de lanza muy afiladas, calcularon los científicos.
Sergey Gorbunov excava los restos de un mamut en sedimentos congelados en el norte de Siberia. (Pitulko et al., Ciencia)

Sergey Gorbunov excava los restos de un mamut en sedimentos congelados en el norte de Siberia. (Pitulko et al., Ciencia)

Las ramas mandibulares, parte inferior de los huesos de la mandíbula, están en su mayoría intactas cuando son descubiertas. Pero en los restos de mamuts más recientes abatidos por los humanos las mandíbulas están a menudo incompletas, lo que pudo ser el resultado de la extracción de la lengua, suponen.

Los cazadores se solían comer la lengua de los mamuts, en una suerte de ritual o bien porque esa parte del animal pudo haber sido considerada un manjar, explicaron los investigadores.

El único colmillo que conservó este mamut, el derecho, expone indicios de trabajo humano para cambiarle la forma: estas marcas revelan un intento de separarlo del resto del cuerpo.

En cambio, la extremidad exterior del colmillo, normalmente poco afilada, se trabajó para convertirlo en una herramienta de acuerdo a técnicas diversas observadas más tardíamente en el Ártico.

Estos hombres utilizaban largos y afilados fragmentos de marfil para cortar la carne en una región donde eran difíciles de hallar otros materiales líticos en bruto.

Es probable que los avances en las técnicas de caza de mamuts posibilitaran que estos grupos se pudieran propagar en la zona más al norte de la Siberia ártica, dicen los autores.

Estos movimientos representaron un importante punto de inflexión que probablemente facilitara la llegada de los humanos a los lugares cercanos al estrecho de Bering, que en aquel momento sobresalía de la superficie del agua.

Así, ellos podrían haber ingresado en el continente americano antes del último máximo glacial, hace 22.000 años, calculan los investigadores.

Fuente: lagranepoca.com

Síguenos por @800noticias