Adriana Azzi y sus pronósticos para 2016 | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

Redacción.- Cada comienzo de año la conocida astróloga ofrece sus esperados pronósticos para el país. Llama a la esperanza, la confianza y el optimismo.

Lea parte de los pronósticos:

Una sensación de confusión y falta de enfoque acompañará la polarización política en Venezuela, una incertidumbre frente a la conciliación que no nos permitirá pensar claramente como país, porque las energías dispersas y las ilusiones nublarán el pensamiento racional en medio de una falta de sentido práctico por tanto abuso de poder, de tanta conflictividad y tiranía.

No se puede obtener todo a la vez y el camino no será claro. La lucha de poderes está a la vuelta de la esquina y la radicalización de los menos será proporcional al pase de factura de todos los que desean justicia. Los venezolanos sentirán cada vez más que ser “chavista” es anhelar lo que nadie anhela y es que los ajustes económicos hay que hacerlos antes de la implosión, eso implica negociación y el Legislativo endurecido reforzará constantemente lo que el pueblo ya está rechazando en masa.

Las opciones para salir de la crisis parecen ser numerosas o muy similares y esto creará más fricciones entre las fuerzas en conflicto. Sin embargo, los soñadores, los de expectativas poco realistas, que han llevado al país a este hoyo profundo, los que viven de la imaginación y de los negocios sucios, no darán el brazo a torcer fácilmente.

Por otro lado, los que desean concentrarse en un solo cometido a la vez y así ir avanzando en la dura tarea tendrán que demostrar su persistencia para alcanzar algún objetivo positivo, pero se hará. El trabajo se llevará a cabo, superando la confusión y adoptando una actitud realista. Ahora tendremos la capacidad de ver los errores y fallas de los intentos pasados, esto nos permitirá establecer los procedimientos más claramente, no sin un arduo trabajo, un esfuerzo que al final será recompensado.

El colapso de la estructura chavista, de poder, o al menos una facción putrefacta de esta, marcará el cambio inevitable que nos llevará a proclamar a los cuatro vientos: “Abajo cadenas”. No sin conmoción, algunos estragos viviremos en esta gran transformación que a todos nos espera. Abolir falsas creencias y llegar al entendimiento en medio de la bancarrota, de la pérdida de seguridad, de las noticias preocupantes que vendrán de los cuatro puntos cardinales, nos obliga a romper las ataduras, las convenciones, para alcanzar el momento de verdad que necesitamos. Ver la luz al final del túnel a veces conduce a algunos de los protagonistas de la historia a decir: “Algún día me lo agradecerán”. Pero el sacrificio será traumático.

El orgullo herido, el falso orgullo será una y otra vez el impulso del complot, del alboroto, de la hostilidad. Una conducta destructiva que incentiva el robo y la actitud dominante continúa haciendo de las suyas y afectando el entorno-país.

Personas que actúan de manera negativa, del Poder Legislativo y su entorno, y sin considerar las consecuencias de sus acciones, seguirán fomentando las actitudes dominantes, desconsideradas, el engaño. A ellos solo les importa ganar o perder, no la forma en la que se maneja el juego, pero los arcanos son muy claros al respecto y les anuncian: Cuidado, pueden conseguir lo que quieren, haciéndose aún más daño. Guardar el orgullo y admitir las limitaciones sería lo conveniente y no culpar a los demás de sus errores. Sus egos les impiden reconocer que han tomado más de lo que realmente podían manejar. Es tanto el interés del oficialismo por no perder los espacios de poder que ignoran las consecuencias de su abyecto comportamiento. Las acciones de mala fe no les generarán los resultados deseados y no tienen la sabiduría para aceptar eso que no pueden cambiar, para reconocer las derrotas antes de seguir adelante con las agendas ocultas, las manipulaciones y los sabotajes.

Movimientos de tierra y desastres naturales son parte de la gran verdad que debemos aprender. Los incidentes y los accidentes en plantas, fábricas, vías públicas nos continuarán enlutando. La crisis hospitalaria tomará matices inesperados, pero sin dolor no habrá ganancia.

Aumentará el índice de divorcios y sus nefastas consecuencias en lo que atañe a la vida familiar, aunque en muchos casos son inevitables. La gente querrá libertad y el cambio de residencia seguirá siendo una opción.

Continuarán y se profundizarán los problemas con las pocas empresas productivas que quedan, pero se intentará sembrar las bases para una economía más sana a fin de terminar con este trauma, pues un cambio ha sucedido. Las cosas nunca serán lo mismo. Es el momento de recoger los pedazos y comenzar de nuevo.

Las fuerzas que se resisten al cambio continuarán insistiendo en inhabilitar a todo el que sea promotor de la nueva visión. Seguirán incentivando el cautiverio, la opresión continua, las restricciones a las libertades civiles, la esclavitud, la catástrofe, hasta el punto de que la gente quiera la libertad o la muerte. Ante la propuesta de una circunstancia terrible e inalterable, ante este trastorno pseudorrevolucionario en el que todos nos sentimos atrapados en las más diversas y adversas circunstancias, lo único que nos queda es experimentar los errores pasados y vernos en medio de las consecuencias. No podremos encarar los problemas si no nos hacemos todos responsables de nuestros karmas individuales, familiares, sociales y colectivos.

Superar la conmoción de una estructura que se cae para darle paso a otra requiere de mucha inteligencia, de que la razón predomine por sobre los sentimientos. Los arcanos de la patria nos invitan a que tengamos una voluntad firme, que utilicemos este 2016 el ingenio y la habilidad analítica al máximo. Nos sugieren ser reservados pero perspicaces, decididos y comunicativos, que sepamos cuándo pedir un consejo y cuándo ser independientes. La determinación y una mente centradas nos ayudarán a ser autónomos e independientes, sin fantasías ni castillos en el aire.

Veremos como nunca en los medios un uso del lenguaje negativo y procaz. También a los que pretenden ignorar una y otra vez la ley. Tergiversarán la información con más descaro e intolerancia, pero ante esto, un agudo sentido de la discriminación nos ayudará a distinguir los verdaderos valores de los falsos.

 

 

Lea aquí las predicciones

Síguenos por @800noticias