BUSCANDO FUTURO | Se duplica el número de venezolanos que viven en Argentina | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

Fuente: Clarin de Buenos Aires

Leche, aceite o jabón son algunos de los productos de primera necesidad que cuestan conseguir en Venezuela. Todo venezolano que sale de su país, vuelve con una valija llena de insumos básicos. Pero el problema es que muchos de los que salen no vuelven. Y no porque no quieran.

En 2015, la cantidad de venezolanos que se radicó en la Argentina se duplicó en comparación con 2014. De 220 residencias resueltas por mes en la Dirección Nacional de Migraciones pasaron a 483 mensuales al año siguiente.

El crecimiento del 120% entre 2014 y 2015 se tradujo en 5.798 venezolanos que llegaron y se afincaron en el país el año pasado en busca de una mejor calidad de vida. “No es que el venezolano quiera emigrar, nos están obligando por las pésimas condiciones en las que vivimos allá”, explica Kennie Figueroa, quien se vino por dos años y ya lleva seis en Argentina. “Volver es perder libertades, no es una opción”, enfatiza.

En enero, 307 venezolanos solicitaron y recibieron el permiso de residencia para vivir en el país; en febrero, en tanto, fueron 659 quienes repitieron el procedimiento. Entre los que llegaron a principios de año estaba Bradley Mendoza, un administrador de empresas de 29 años. En el mismo avión que lo trajo se cruzó con otros siete compatriotas que, como él, viajaban para “probar suerte”.

Hace 15 días que Bradley volvió al aeropuerto, pero no lo hizo para regresar a su país. Fue a Ezeiza para recibir a su esposa. Una semana después fue por dos amigas de ella. “Me puse a buscar trabajo al otro día de llegar, de puerta en puerta donde decía ‘se necesita’ cualquier cosa, ahí estaba yo”, describe Bradley. La experiencia de 10 años que tenía como barman le posibilitó un trabajo en la barra de Forest Dan, un restaurante de Vicente López.

“El profesional en Venezuela no está bien pago, como barman ganaba 3 o 4 veces más que como administrador de empresas”, cuenta. En donde trabaja tiene cuatro compañeros venezolanos: dos ayudantes de mozo, un bachero y un cocinero. Los tres primeros esconden títulos de otras profesiones que, al igual que su tierra natal, dejaron atrás.

“El venezolano que se viene llega con la idea de trabajar y de encontrar algo rápido; es como que la misma desesperación que tenemos nos lleva a buscar y buscar hasta conseguir”, explica Briggitte Morán. Ella tiene 30 años y es abogada, aunque desde que llegó al país hace dos años trabaja como recepcionista en un instituto gastronómico.

Lea el reportaje completo en www.clarin.com

 

Síguenos por @800noticias