Política migratoria|Colombia le ha cerrado las puertas a sus compatriotas | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Con inf, del Colombiano

El desafío de los países latinoamericanos no debe plantearse únicamente porque las condiciones externas sean más o menos favorables. La agenda por el desarrollo de las naciones de la región debe ir en términos de expansión de bienestar.

Esta idea fue la base del diálogo que tuvo EL COLOMBIANO con el economista Ricardo Hausmann, uno de los referentes regionales para entender lo que pasa en América Latina.

Sin embargo, su enfoque también es político, y la conversación tocó puntos coyunturales, como la elección de Donald Trump como próximo presidente de Estados Unidos que, a juicio del venezolano, es un “peligro para el mundo”.

Hausmann decantó una polémica posición sobre la política de migración en Colombia a la que considera como excluyente y que ha cerrado las puertas a sus compatriotas. Además, califica dicha actitud del Gobierno como impresentable.

Adicionalmente, trató de desatar el nudo de la competitividad en América Latina y la necesidad de pensar más allá de los índices.

¿Cuál es su análisis de la victoria de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos?

“Creo que vamos a pasar por un periodo de incertidumbre importante, porque el cambio en términos electorales en Estados Unidos fue muy pequeño, pero las posiciones políticas de los grandes bloques quedaron muy divididas. Las cosas no serán fáciles, porque este es un cambio que se basó en que, las preferencias del público americano fueron muy cerradas, pero el cambio y la transformación de la vida política que representa esto es enorme”.

¿Cómo entiende al presidente Trump?

“Lo que sabemos es que es un tipo bastante ignorante, con problemas graves de inseguridad personal, una persona por lo visto muy impulsiva. Además tiene una visión del mundo que desconoce las complejidades y lo peor, es alguien que no tiene ninguna experiencia de gobierno. En últimas, puede que sea una persona sagaz o que aprenda rápidamente, pero sus posiciones están basadas en elementos que no son los reales problemas de EE. UU. y del mundo. Incluso, uno de los grandes inconvenientes en que se verá es que si no cumple sus promesas electorales, sus votantes se sentirán traicionados y, si las cumple, va a ser un desastre”.

Prospectivamente, ¿cómo ve la situación del continente tras la noticia?

“Va a ser incierta e incómoda, se va a ir decantando a medida de que veamos cómo trata el tema de México, cómo trata la frontera y el muro. Las demás amenazas, como declarar a China un manipulador de la moneda, también nos tendrán en vilo”.

Pero implicará tensiones muy fuertes a mediano plazo…

“Sí, creo que algunos de los competidores de EE. UU. van a usar el 2017 para probar y testear a Trump, en particular Rusia y China. Dos gobiernos con experiencia. Van a tratar a Trump como Khrushcev trató a Kennedy, y al presidente de Estados Unidos le fue muy mal. Creo que la victoria de Trump representa peligro para el mundo y no hacemos nada escondiendo bajo la alfombra estos riesgos”.

En el caso de América Latina, ¿qué tan expuestos estamos a estos riesgos que genera Trump y sus impactos en la economía?

“América Latina es muy diversa. Para México más del 70 % de sus exportaciones van a Estados Unidos, pero no es el caso de Brasil, Chile, Argentina, por ejemplo que están más integrados a Asia y Europa. El principal daño es a la sensación de que el hemisferio tiene un destino común. Así que debemos formar un sentimiento de unidad, la división no nos sirve para nada. Tampoco es momento de aceptar acuerdos porque sí, solo porque EE. UU. lo quiere. Está claro que la cooperación con ese país es clave, pero debe darse en términos de igualdad”.

Ahora bien, con o sin Trump, el reto de los países latinos debe ir en pro del desarrollo, de cerrar brechas, pero el avance no es claro. ¿Qué nos hace falta?

“El reto de los países es aprender a hacer más cosas y cosas más complejas, más difíciles de hacer y lograrlas en casa para sacarlas al mundo. Esa es la versión sencilla de la transformación productiva, una tarea inconclusa, sobre todo en casos como el colombiano”.

A qué se refriere con que no la dejan entrar…

“Estábamos hablando antes de Trump, a él le encantaría tener una política de migración como la de Colombia. En este país hay 400 personas nacidas en el territorio por cada persona nacida fuera de Colombia. En Estados Unidos el 13 % de los que viven allí, nacieron fuera de ese territorio. Entonces siempre se ha dicho que en Colombia no tienen extranjeros porque no es tan atractivo. Pero tenemos el caso concreto con de la crisis en Venezuela y Colombia ha cerrado sus fronteras y ha cambiado sus políticas para impedir el ingreso de venezolanos, a pesar de que en Colombia hay 20 veces más colombianos en Venezuela que al contrario”.

Y, ¿cómo lleva eso al plano del desarrollo?

“Les recuerdo a los colombianos que Ecopetrol estuvo tratando de sacar petróleo toda la vida hasta que vinieron los venezolanos y trajeron los mejores niveles de recobro y prácticas diferentes para hacer la extracción, porque sabían hacerlo”.

Es decir que ¿la reforma tributaria que cursa en el Congreso y que ajusta impuestos a todos los habitantes es inminente?

“Creo que no hay alternativa para Colombia que hacer las reforma tributaria que de algún tipo, como que la que se están pensando u otras que hagan falta para más adelante”.

Síguenos por @800noticias