Papa Francisco llama a clase política en México a trabajar por justicia, seguridad y paz | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

AFP

El papa Francisco llamó la atención a la clase política para que trabaje por una “justicia real” y “seguridad efectiva”, mientras instó a los obispos a tener coraje para enfrentar el narcotráfico, al iniciar este sábado su agenda oficial en México.

En la primera visita de un pontífice al Palacio Nacional de México, donde se reunió con el presidente Enrique Peña Nieto, Francisco sostuvo que “a los dirigentes de la vida social, cultural y política les corresponde de modo especial trabajar para ofrecer a todos los ciudadanos (…) justicia real, seguridad efectiva, un ambiente sano y de paz”.

Su mensaje fue dirigido a sus anfitriones en México, un país golpeado por la violencia, la pobreza y la corrupción.

“Cada vez que buscamos el camino del privilegio o beneficio de unos pocos en detrimento del bien de todos, tarde o temprano la vida en sociedad se vuelve un terreno fértil para la corrupción, el narcotráfico, la exclusión de las culturas diferentes, la violencia e incluso el tráfico de personas, el secuestro y la muerte”, advirtió.

Su mensaje fue seguido a través de pantallas gigantes por millares de fieles que se apostaron en el céntrico Zócalo, una plaza construida sobre las ruinas de templos prehispánicos y donde se encuentran la catedral y el Palacio Nacional.

“El papa puso en vergüenza al gobierno con todo lo que dijo. A ver si Peña Nieto ahora hace las cosas bien. Si no es por convicción, al menos por vergüenza”, dijo a la AFP Ramiro Sosa, un comerciante de 56 años de Veracruz (este), un estado asolado por el crimen organizado y la corrupción.

Tras la cita con Peña Nieto, el Papa se encontró con los obispos y arzobispos mexicanos en la catedral metropolitana, donde los instó a enfrentar el narcotráfico “con coraje profético”.

“La proporción del fenómeno (del narcotráfico), la complejidad de sus causas, la inmensidad de su extensión (…), la gravedad de la violencia que disgrega y sus trastornadas conexiones, no nos consienten a nosotros, pastores de la Iglesia, a refugiarnos en condenas genéricas, sino que exigen un coraje profético”, manifestó.

En cambio, el discurso del gobernante mexicano evitó mencionar estos problemas y se centró en temas globales y reconocimientos al papa.

“Su visita trasciende al encuentro entre dos Estados, se trata del encuentro de un pueblo con su fe. Su santidad, México lo quiere, México quiere al papa Francisco”, dijo Peña Nieto.

La presencia del papa en el Palacio fue un gesto simbólico en un país devoto pero con una larga tradición laica y que apenas en 1992 restableció relaciones diplomáticas con el Vaticano.

Tras la cita con Peñañ Nieto y con los obispos, el papa se retiró a descansar en la Nunciatura antes de retomar uno de los actos espirituales más esperados de su visita: la misa en la Basílica de la Virgen de Guadalupe, a la cual ha encomendado su viaje.

“El encuentro del papa con la Virgen de Guadalupe será monumental. Él es un gran devoto mariano y la Virgen de Guadalupe no es sólo reina en México, sino emperatriz de América”, estima Andrew Chesnut, profesor de estudios de religiones en la Universidad de Virginia Commonwealth, Estados Unidos.

Horas antes de la llegada del papa, millares de peregrinos lo aguardaban con globos blancos y amarillos en la Basílica, uno de los principales centros de devoción de América Latina.

Síguenos por @800noticias