Papa decreta el jubileo para reafirmar su voluntad de reforma | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

Ciudad del Vaticano, Santa Sede |AFP. El Papa Francisco anunció este viernes, con ocasión de su segundo año de pontificado, un jubileo extraordinario o Año Santo para conmemorar el Concilio Vaticano II, una señal de su voluntad de reformar a la Iglesia.

El “Año Santo Extraordinario” se celebrará del 8 de diciembre al 20 de noviembre del 2016 y será dedicado a la “misericordia” es decir al perdón de Dios, tema clave de su pontificado.

El evento, entre los más solemnes de la Iglesia, fue anunciado por el pontífice desde la basílica de San Pedro y adquiere particular importancia porque insta a la institución a proseguir con las reformas pese a las fuertes resistencias internas que encuentra.

“Dios perdona todo y siempre”, recordó el pontífice, cuyo anuncio fue recibido por aplausos.

Durante el jubileo del 2000/2001 decretado por Juan Pablo II cerca de 30 millones de peregrinos visitaron Roma.

En el curso de la historia han sido celebrados 26 Años Santos.

En el siglo XX fueron proclamados dos jubileos extraordinarios: en 1933 y 1983.

Según la tradición, el Año Santo es un tiempo en que la Iglesia concede indulgencias a los fieles que cumplen determinadas condiciones y se inspira del año jubilar de los israelitas mencionado en el Antiguo Testamento.

El jubileo ordinario tiene lugar cada 25 años.

El Año Santo se iniciará con la apertura oficial de la llamada Puerta Santa, un rito especial marcado por la destrucción con un martillo del muro con el que suele ser sellada una entrada lateral de las basílicas.

El último jubileo fue celebrado por Juan Pablo II en el año 2000.

La puerta se abre sólo en esa ocasión y los fieles suelen atravesarla para obtener la indulgencia plena.

“He pensado a menudo en cómo la Iglesia pueda hacer más evidente su misión de ser testimonio de la misericordia. Es un camino que inicia con una conversión espiritual. Por eso he decidido convocar un jubileo extraordinario que tenga en su centro la misericordia de Dios”, explicó el papa.

Además de la puerta de la Basílica de San Pedro, serán abiertas las de las basílicas de San Juan de Letrán, San Pablo Extramuros y Santa María Mayor.

El rito de la apertura expresa simbólicamente el concepto que, durante el tiempo jubilar, se ofrece a los fieles una “vía extraordinaria” hacia la salvación, explicaron fuentes religiosas.

La Iglesia inició la tradición del Año Santo con el Papa Bonifacio VIII, en el año 1300, quién previó la realización de un jubileo cada siglo.

– Una Iglesia dividida –

“Todos debemos dar consuelo a todo hombre y a toda mujer”, dijo el papa, quien decidió abrir el jubileo el día en que se clausuró el Concilio Vaticano II, el 8 de diciembre de 1965.

Medio siglo después de esa importante asamblea que modernizó a la iglesia, la institución se encuentra de nuevo dividida ante temas cruciales: uso del preservativo, celibato obligatorio, matrimonio de homosexuales, sacramentos a los divorciados o sacerdocio femenino.

Alguno de esos temas serán abordados en octubre durante el Sínodo de la Familia y el éxito de esa asamblea de obispos de todo el mundo, que el papa preparara meticulosamente, se anuncia lleno de desafíos.

La voluntad reformista de Francisco suscita serios conflictos entre los jerarcas del Vaticano, algunos de los cuales esperan “mirando el reloj” a que termine el pontificado, según comentó a la AFP el vaticanista Marco Politi, autor del libro “Francisco entre los lobos”.

– El papa con afán –

La decisión de anunciar un jubileo extraordinario tan solo dos años después de su elección en 2013 refleja también una suerte de afán de Francisco por acelerar su misión.

“Yo tengo la sensación de que mi pontificado va a ser breve. Cuatro o cinco años. No sé, o dos, tres. Bueno dos ya pasaron”, confesó en una entrevista concedida a la televisión mexicana.

En la misma charla, Francisco reiteró que está empeñado en cambiar a la Curia Romana, la maquinaria central, para que deje de ser una “corte” y se transforme en “un grupo de trabajo”, pero reconoció que las expectativas de cambios dentro de la familia “son desmesuradas”.

Síguenos por @800noticias