Nuevo look de Neymar que causó risa en las redes | 800Noticias
800Noticias
Deportes

Agencias

No tiene nombre aún el gesto, pero no tardará en ser bautizado por la prensa brasileña si Neymar lo vuelve a repetir. Explicarlo con letras cuesta, sin vídeo de por medio. En uno de los últimos entrenamientos antes del debut (hoy) contra Suiza, los enviados especiales y los compañeros del 10 soltaron suspiros de admiración cuando, durante un rondo masivo, con todos los jugadores alrededor del círculo central, le vieron golpear con el hombro la pelota, amagando a la vez con la cabeza hacia el lado contrario. El famoso amago de Michael Laudrup, con mirada al tendido, pero con la clavícula, no con los pies. El propio autor sonrió ante la pillería, repitiendo el movimiento ya sin la pelota para que todos vieran que lo había hecho adrede. Brasil, antes de empezar, se toma el torneo como lo que debe ser: una fiesta.

La pentacampeona y favorita al título llega a su estreno, aquí en Rostov, tras un sprint final de concentración en Sochi donde sólo le faltaba la samba sonando por los altavoces. Temperatura cálida, a la orilla del mar, visitas diarias de la familia… La Federación brasileña eligió con tino el balneario de Putin y Stalin como sede. El hotel, cinco estrellas gran lujo, tiene playa privada y unas piscinas de resort caribeño. Los campos de entrenamientos caen a tiro de piedra, y el aeropuerto a 20 minutos.

Sólo falta que un buen arranque esta noche inyecte gasolina a un equipo que asoma en Rusia con tanto desahogo como ambición. Las camillas de masajes no están dentro del vestuario, en su campamento, sino al aire libre, con vistas al terreno de juego principal. Allí, con música de fondo, reciben cuidados algunos internacionales mientras otros van saltando al césped sin prisa y con aire somnoliento. Neymar, por ejemplo, un ratito antes de la virguería detallada, entornaba la vista medio molesto por el sol. Podría acabar de despertarse de la siesta, perfectamente. Al momento, recibía un balón y pasaba de cero a cien. Un demonio de regates.

Síguenos por @800noticias