Merkel elogia la cerveza alemana y defiende el TTIP para extender su fama | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

EFE

La canciller alemana, Angela Merkel, elogió hoy la cerveza alemana en la celebración de los 500 años del “Reinheitsgebot”, la norma que fija los ingredientes que puede contener esa bebida, y defendió el acuerdo de libre comercio con EEUU (TTIP) para extender su fama internacional.

“La cerveza es la prueba más convincente de que Dios ama al hombre y lo quiere ver feliz”, dijo Merkel parafraseando a Benjamin Franklin, uno de los padres fundadores de Estados Unidos, antes de preguntar si ésa no es “una razón de peso para un acuerdo transatlántico”.

En un acto festivo en la ciudad bávara de Ingolsadt, donde la norma fue aprobada el 23 de abril de 1516, la canciller subrayó que la cerveza alemana goza de “fama mundial”, con su principal mercado en la Unión Europea (UE), pero también con una “creciente popularidad” fuera de las fronteras europeas.

“Por eso animo a los críticos de los acuerdos de libre comercio a volver a reflexionar con más detenimiento acerca de las oportunidades que pueden representar éstos también en el comercio de la cerveza”, señaló en vísperas de la visita a Alemania del presidente estadounidense, Barack Obama, para defender la alianza comercial.

Merkel recordó que ya existen estrechas relaciones comerciales entre EEUU y la UE y subrayó que podrían ampliarse todavía más con un acuerdo entre socios, porque aún hay “aduanas y obstáculos burocráticos”.

Un acuerdo de libre comercio con EEUU, insistió, permitiría “mejorar la posición de muchas fábricas cerveceras medianas que actualmente apenas tiene posibilidades de establecerse en el mercado estadounidense”.

Según Merkel, “no se trata sólo de facilitar el comercio más allá del Atlántico”, sino también de crear a nivel mundial “nuevas oportunidades de crecimiento y empleo” y de “desarrollar estándares” y velar por su implementación de manera global.

“Sin duda alguna, el mundo ha cambiado mucho en los últimos 500 años, pero la ‘Reinheitsgebot’ se mantiene desde entonces en su esencia y es parte de la exitosa historia de la cerveza, quizás incluso la condición esencial”, señaló la canciller al referirse al motivo de la celebración.

Para ilustrar la importancia de la cerveza, Merkel recordó las palabras del canciller Otto von Bismarck, considerado el fundador del Estado alemán moderno, quien dijo en su día que “es una necesidad fundamental de los alemanes hablar mal del gobierno con unas cervezas”.

Ya hacia el final de su discurso quiso aludir, como protestante, dijo, al 500 aniversario el año que viene de las 95 tesis de Martín Lutero, que marcaron el inicio de la Reforma, y a su afirmación de que “el que no tiene cerveza, no tiene nada para beber”.

La “Reinheitsgebot”, considerada por sus defensores como la ley más antigua de protección al consumidor y, por su detractores, un límite a la variedad del producto, determina que la cerveza sólo puede contener agua, cebada, lúpulo y levadura.

Eso implica que se descarta el uso de sabores artificiales, enzimas y conservantes, al margen de que estos estén permitidos por la legislación europea. EFE

Síguenos por @800noticias