+ VIDEO | Más de 1,3 millones de musulmanes inician peregrinación hacia La Meca | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Agencias

Más de 1,3 millones de musulmanes procedentes de todo el mundo comenzaron este domingo la peregrinación a la ciudad santa de La Meca o hach, con una jornada dedicada a la devoción y el rezo, en medio de nuevas medidas de seguridad.

En este primer día, denominado “Al Taruia”, los fieles se reunieron en la zona de Mina, a unos 7 kilómetros al este de La Meca, donde se han levantado más de 180.000 tiendas, con capacidad para alojar a más de un millón y medio de fieles.

Los peregrinos, vestidos con ropas sencillas de color blanco sin costuras, dedican esta jornada a rezar, leer y recitar el Corán (libro sagrado del islam) o a discutir asuntos religiosos, y su propio nombre significa “reflexión” o “saciar la sed”, porque antiguamente había manantiales en la zona.

Esta noche, los peregrinos permanecerán en esta área antes de dirigirse entre la madrugada y el mediodía de mañana, domingo, al monte Arafat, a unos 20 kilómetros al este de Mina, donde tiene lugar el rito más destacado del hach.

Los fieles llevan consigo todo lo necesario para subir y permanecer en el monte Arafat, donde la tradición musulmana relata que el profeta Mahoma pronunció su último sermón hace 14 siglos.

Mañana, tras la puesta del sol, se dirigirán a la localidad de Muzdalifa, donde pasarán la noche y recogerán guijarros, con los que lapidarán las tres columnas que simbolizan las tentaciones del diablo, ritual que arranca en el primer día del “Aid al Adha” o Fiesta del Sacrificio y se prolonga durante cuatro jornadas.

El Aid al Adha se celebra este año el 12 de septiembre y, una vez cumplidos los rituales estrictamente religiosos, los fieles degollarán un cordero para marcar esta festividad, la más destacada del islam.

Finalmente, acudirán a la Gran Mezquita de La Meca para completar el hach dando vueltas a la “Kaaba”, en la que se encuentra la piedra negra que los musulmanes consideran un pedazo del paraíso.

Este año, las autoridades saudíes han establecido severas normas de seguridad y vigilancia para evitar que se repita una tragedia como la del año pasado, cuando cerca de 2.000 peregrinos fallecieron en una estampida.

El portavoz del Ministerio de Interior saudí, coronel Mansur al Turki, afirmó hoy que la labor de las fuerzas de seguridad es facilitar el cumplimiento de los ritos del hach y que cualquier peregrino que venga con otro objetivo será “controlado” por la policía.

Se han delimitado trayectos e instalado puertas electrónicas para controlar la muchedumbre de peregrinos que se dirigirá a lanzar los guijarros contra Satanás, donde el año pasado se produjo la mortal estampida.

La avalancha tuvo lugar por el aumento en el flujo de peregrinos y la entrada repentina de muchos de ellos hacia el área donde se realiza ese ritual, explicó la Defensa Civil en aquel momento.

Al menos 1.757 peregrinos fallecieron, según cálculos de Efe, y Arabia Saudí responsabilizó de la desgracia a un grupo numeroso de iraníes, que supuestamente realizaban una marcha en sentido contrario al de los demás peregrinos.

Desde entonces, la tensión ha permanecido elevada entre Riad y Teherán, sin que se haya llegado a un acuerdo este año para que los peregrinos iraníes puedan acudir a La Meca.

La peregrinación es uno de los cinco pilares del islam, junto a la “shahada” (profesión de fe), la limosna, la oración y el ayuno en el mes de Ramadán.

Síguenos por @800noticias