+VIDEO | Filipinas extrema la seguridad ante la masiva procesión del Nazareno Negro | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

EFE

Filipinas desplegará a 7.500 policías y militares mañana con motivo de la procesión del Nazareno Negro, un evento de alto riesgo al congregar cada año a más de un millón de devotos en el casco histórico de Manila, informaron hoy las autoridades.

Un millar de soldados, según las Fuerzas Armadas, se unirán a los 5.000 policías de la capital y 1.500 agentes de refuerzo de otras regiones del país elegidos para velar por la seguridad de las masas en torno a la Basílica menor del Nazareno Negro en el céntrico distrito de Quiapo.

Allí se encuentra el Nazareno Negro, una talla de madera de Jesucristo con piel tostada a la que muchos filipinos, especialmente de las clases populares, rinden una extrema devoción, hasta el punto de atribuirle su suerte y confiarle sus deseos para el futuro.

El año pasado más de 1,5 millones de personas acudieron a la procesión, en la que hubo más de un millar de desmayados y heridos debido a que numerosas personas tratan de aproximarse a la parihuela que porta el Cristo para tocarlo con la confianza de que esto les traerá buena fortuna.

Este año se cree que la procesión congregará a más de dos millones de un total de 18 millones de devotos que tomarán parte en los diez días de festividades iniciadas el 31 de diciembre, según estimaciones de la Policía.

Las medidas de seguridad incluirán drones que sobrevolarán el itinerario y francotiradores del Ejército para neutralizar posibles ataques de grupos terroristas.

El Gobierno ha decretado una prohibición total de portar armas (que afecta a los civiles con licencia para ello) durante dos días, se han suspendido las clases en toda Manila y se cortará el tráfico en varias calles y avenidas.

Como preludio a la gran fiesta de mañana, desde la tarde del domingo hasta la madrugada de hoy, 220.000 fieles participaron en una primera procesión en torno a una réplica del Nazareno Negro en Quiapo.

Tallada en México, la escultura original de madera del Nazareno Negro llegó a Manila el 31 de mayo de 1606 en un galeón procedente de Acapulco que, según la leyenda, se incendió cerca del archipiélago que entonces pertenecía al Imperio Español.

El calor de las llamas otorgó al Cristo su característico color oscuro según la creencia popular en el país, aunque otra versión atribuye este distintivo a que el autor, un artesano mexicano, quiso imprimir a la obra su misma tonalidad de piel.

SU COMENTARIO ES IMPORTANTE

Síguenos por @800noticias