Los antojos más locos de embarazada hechos arte | 800Noticias
800Noticias
Entretenimiento

¿Os apetecería comer naranja con salsa de tomate, diferentes tipos de jabón, puré de patata con caramelo, cerillas quemadas, un pastel de chocolate con aceitunas verdes, judías con nata montada o un entrecot con helado? Aunque parezca la carta del restaurante de vuestras peores pesadillas, se trata de antojos reales de mujeres embarazadas. Concretamente algunos de los que aparecen en Eating for Two, un proyecto dedicado a convertir estas combinaciones aparentemente imposibles en bonitos platos con aspecto de merecer estrellas Michelin a cascoporro. Además de embellecer los antojos más raros del mundo, en Eating for Two también comparten las “recetas” (añadir aquí tantas comillas como se quiera), las prueban y las puntúan, haciendo descacharrantes microcríticas.

Oreos con pasta de dientes. El cepillado posterior es opcional.. EATINGFORTWOCOOKBOOK.COM

Al frente del proyecto se encuentran Juarez Rodrigues y Vicky Jacob-Ebbinghaus, un director de arte y una copy –ambos trabajan en publicidad publicidad– que no dudan en hacer horas extra en proyectos con los que se vayan a divertir. Juarez y Vicky llevan años trabajando en este proyecto, inspirado “en una amiga que, cuando estaba embarazada, solía pegarse en secreto atracones de galletas Oreo con pasta de dientes”. “Pensamos que sería interesante intentar conseguir que estos antojos locos parecieran tan deliciosos como lo son para quien los consume”.

Lo que fascina a los autores de la web de los antojos raros de embarazada –no aceptan munchies de porreros ni borrachuzos, lo sentimos– son “las combinaciones impensables, y cómo algo que sabe tan mal para la mayoría de la gente de repente se convierte de repente en delicioso”. También les pareció interesante la capacidad del cerebro para hacer click y cambiar los gustos de repente (y hacerlo de nuevo al revés, puesto que casi nadie sigue teniendo estos antojos locos después del parto).

Rodrigues y Jacob-Ebbinghaus aseguran que todavía no han recibido nada tan desagradable como para no poder publicarlo, pero sí cosas muy mostrencas. “Hace poco una mujer nos contó que tenía antojo del residuo blanco que tienen a veces las ruedas nuevas de los coches. Y uno bastante habitual es comer yeso de la pared”.

Después de pasar por sus manos –Juarez se ocupa del diseño y la fotografía, temas en los que tiene experiencia, y el estilismo es trabajo de los dos–, las combinaciones abigarradas, imposibles o directamente incomestibles, como en el caso del jabón y las cerillas quemadas, se convierten en pequeñas obras de arte. Las salchichas con mermelada dan ganas de saltar sobre ellas, las palomitas sobre lecho de chucrut parecen un amuse-bouchedel Celler de Can Roca y el jugo de pepinillos luce como el cóctel más apetecible del mundo.

No contentos con su experiencia hasta ahora –recordamos que prueban todos los antojos para escribir una crítica, y han tenido que comer jabón– animan a la gente a seguir mandando aportaciones extrañas. “Alguna, como la hamburguesa de bacon con barritas Mars estaba realmente buena”, asegura Vicky, que podría recomendarla incluso a alguien con las hormonas sin descontrolar. Juárez también confiesa ser gran fan de las Oreo con pasta de dientes. “El resto es realmente terrible”, aseguran.

El proyecto anda en busca de una editorial que quiera convertir su proyecto en un bonito libro en formato coffee table que la gente podría regalar a sus amigas o familiares embarazadas. ¿Verdad que sería bonito hacer que una mujer con las hormonas bailando la conga se sintiera un poco menos sola en su necesidad imperiosa de comer gomas de borrar, café con anchoas o patatas fritas con leche condensada y pimentón picante? Editores del mundo, no sé a qué estáis esperando.

 

 

Síguenos por @800noticias