La gramática pasa de largo por las camisetas de los futbolistas de la Copa | 800Noticias
800Noticias
Entretenimiento Curiosidades

EFE

La ausencia de tildes en apellidos como Gómez, Pérez, Benítez o Rodríguez, algunos de los rotulados en la parte posterior de las camisetas de los futbolistas que disputan la Copa América, hace pensar que la gramática no ha encontrado su hueco en el torneo de selecciones más antiguo del Mundo.

Algunos de los encargados del diseño de las prendas no han prestado atención a una cuestión, no menor, pero sí relativa a un aspecto que une especialmente a los contendientes en este torneo: el idioma.

Doce de las dieciséis selecciones participantes tienen en el español su primera lengua y en el caso de Estados Unidos, país organizador del torneo, este es el segundo más utilizado.

En la competición toman parte, además, las selecciones de Brasil, Haití y Jamaica, países donde se hablan, respectivamente, portugués, francés e inglés.

Obviamente no hay errores en los apellidos en cuanto a ausencias o presencias de la hache, ni uves en el lugar de bes, pero en cuanto a los signos de puntuación, sí que se percibe más de un despiste.

Además de Neymar y algunos otros jugadores, las tildes se encuentran entre los grandes ausentes de la Copa. En un partido de Paraguay, Edgar “Benitez” fue sustituido por Jorge “Benitez”. Hubo, por tanto, dos “Benitez”, en el mismo equipo y ambos se desempeñaron sobre el terreno de juego sin el peso de la tilde a sus espaldas.

Esta ausencia no afectó en ninguno de los casos a sus respectivos rendimientos, pero al menos evitó la “división de opiniones” con la tilde en una de las camisetas y sin ella en la otra.

Aunque este signo faltan en mucha ocasiones, hay excepciones. En el encuentro Uruguay-Venezuela se necesitaban muchas y todas estuvieron donde debían en el uniforme de ambos equipos.

Así fue con Salomón Rondón, Tomás Rincón o Josef Martínez entre los venezolanos y en el de los uruguayos José María Giménez, Diego Godín, Álvaro González y hasta Egidio Arévalo Ríos, que luce sus dos apellidos al dorso y a ninguno le falta la tilde.

Lo que no se pudo ver fue la zamarra de su goleador Luis Suárez, ya que en plena recuperación de su lesión, no ha participado en la Copa. Se supone que no es una excepción a sus compañeros.

Hubo encuentros sin uniformidad al respecto. El chileno Pablo Hernández jugó con tilde y, por contra, el boliviano Luis Gutiérrez lo hizo sin ella en el choque entre sus respectivas selecciones.

Sin embargo, pesan menos estas presencias que las ausencias. Así, el costarricense Saborío ha pasado a ser Saborio, mientras que en el Ecuador-Perú, los apellidos, entre otros, del ecuatoriano Alexander Domínguez o del peruano Alberto Rodríguez, también se vieron privados del signo ortográfico.

Menos común que Domínguez es fuera de Ecuador el apellido Ayoví, compartido por el capitán de la selección, Walter, con su primo Jaime. Mientras resulta difícil encontrar una mala pronunciación de Domínguez, la falta de tilde sí que puede ocasionar confusión en el de Ayoví, un apellido con el que es más difícil estar familiarizado.

Tampoco aparecieron las tildes en las camisetas de los mexicanos Rafa Márquez o Miguel Layún, mientras que Javier Hernández se salvó de esa ausencia porque en lugar de su apellido, en el rótulo se alude a él como Chicharito.

Llama la atención que jugadores como los argentinos Gonzalo Higuaín o Nicolás Gaitán se queden sin las tildes correspondientes, mientras que otros signos de puntuación menos frecuentes, sí que aparecen en el dorso de otras camisetas del equipo.

Es lo que ocurre con Sergio Agüero, en cuya indumentaria no falta la preceptiva diéresis, un signo cuyo uso es menos frecuente que el de la tilde, pero que no ha sido olvidado por el responsable de rotular.

Todo es, por tanto, una cuestión de prioridades. Mientras la confusión de un himno nacional con el de otro país causa revuelos, protestas y disculpas, la ausencia de tildes no sonroja a los que no las colocan y deja impasibles a una mayoría, que, por otra parte, apenas aprecia esta circunstancia.

La Fundación del Español Urgente -promovida por la Agencia Efe y el BBVA- recuerda que la norma ortográfica no exime a las mayúsculas de las tildes que les correspondan.

Por ello, también recuerda la campaña iniciada en otro deporte, el béisbol, por el jugador Adrián González, que pedía que sus compañeros pusiesen la tilde al nombre que llevan en el uniforme, a la que se sumó el también jugador Enrique Hernández. Todos ellos han animado a los jugadores latinos a seguir su iniciativa.

Síguenos por @800noticias