Investigarán a Netanyahu por presuntos hechos de corrupción en Caso Bezeq | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

EFE

La Policía investigará al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en el Caso 4000 o Caso Bezeq, por su relación con el dueño de esa empresa de telecomunicaciones, Shaul Elovitch, ante sospechas de un presunto intercambio de favores, informan hoy medios israelíes.

Pocos días después de que la policía recomendase la imputación de Netanyahu en los casos de corrupción conocidos como 1000 y 2000 (por cohecho, fraude y abuso de confianza) la Autoridad de Valores de Israel ha finalizado su investigación en el caso de Bezeq, que ha pasado a manos de la Policía, informó hoy el digital Ynet.

El informativo de Hadashot aseguró anoche que ha habido “dramáticos” avances en la investigación, que explora si Elovitch, el mayor accionista del gigante de las telecomunicaciones israelí Bezeq y dueño de la popular web de noticias Walla, exigió a sus subordinados una cobertura noticiosa de Netanyahu favorable a cambio de beneficios para Bezeq.

El director general del Ministerio de Comunicaciones, Shlomo Filber, ya ha sido acusado de permitir a Bezeq comprar de modo ilícito acciones de la compañía proveedora de contenidos por satélite YES.

Filber fue una elección directa de Netanyahu, quien en aquella época era también ministro de Comunicaciones.

Netanyahu aun no ha sido nombrado sospechoso en el caso, pero Hadashot señaló anoche que la investigación traerá “sorpresas” y que aparentemente es el caso “más fuerte” de todos los que hay contra él por ahora.

El diario Haaretz, por su parte, informó hoy que el “Caso 4000 tiene todos los elementos de los Casos 1000 y 2000, sólo que intensificados”.

Ese periódico destapó pruebas de prácticas ilegales, con testigos y correspondencia entre los actores principales del caso, muchos cercanos a Netanyahu, e indicó que la cobertura favorable al mandatario y, especialmente, a su esposa Sara, demuestra que existen pruebas circunstanciales de que ambas partes, los políticos y el empresario, se beneficiaron en esta relación.

Se espera que uno de los testigos principales sea Ilan Yeshua, director general de Walla y supuestamente el encargado de virar la cobertura en favor de los Netanyahu, censurando noticias críticas y dando prioridad a las que salían de la oficina del primer ministro.

Según informó hoy el digital The Times of Israel, Yeshua dijo a sus empleados en más de una ocasión que en el fondo creía que Netanyahu estaba destruyendo el país, pero que no le quedaba más remedio que ensalzarlo porque eran las ordenes de su jefe.

El caso se parece al 2000, en el que se sospecha que el primer ministro trató de llegar a un pacto con el editor del principal diario de pago del país, Yediot Aharonot, para conseguir noticias elogiosas a cambio de dañar la difusión de su rival, el gratuito Israel Hayom, en unas negociaciones de las que existen cintas grabadas.

La Policía también aconsejó esta semana a la fiscalía acusarle por el caso 1000, en el que considera que recibió durante años regalos de millonarios valorados en 230.000 euros a cambio de favorecer sus negocios privados desde su posición de poder.

Síguenos por @800noticias