¡INSÓLITO! De la basura los detectives extrajeron muestras de ADN para comprobar paternidad de Julio Iglesias | 800Noticias
800Noticias
Entretenimiento

ABC

Han sido unos detectives privados quienes consiguieron hallar material para obtener el ADN de Julio Iglesias (73 años) -o de un familiar directo y varón-, tras hurgar en las basuras de su casa de Miami. Así lo confesó el abogado sevillano Fernando Osuna a las puertas de los juzgados de Torrent (Valencia). Especialista en demandas de paternidad, Osuna es el representante legal de Javier Sánchez (41), quien desde hace varios años asegura ser hijo del cantante. Según los análisis, una vez cotejado el ADN encontrado en la basura con el del demandante, existe una coincidencia del 99,9 por ciento.

Para saber de dónde surge este presunto hijo, que ya está más que criado, basta con tirar de hemeroteca y repasar las entrevistas que en su día ofreció el propio Javier cuando era un adolescente. Por aquel entonces, el año 1992, el parecido físico entre el joven y Julio Iglesias resultaba evidente. Siempre acompañado por su madre, la artista portuguesa María Edite Santos, quien aseguraba haber mantenido unos encuentros íntimos con el cantante, Javier defendía con empeño la historia de su progenitora. Incluso, trató de convencer a Iglesias de sus dotes como artista lanzándose al mundo de la música precisamente en la misma época que lo hizo con gran éxito Enrique Iglesias, su posible hermano. Grabó dos álbumes que pasaron sin pena ni gloria, «Soy como tú» (1995) y «Lucha y verás» (1999).

Cuando Julio recibió la demanda de paternidad que presentó su supuesta examante en Valencia, su negativa a someterse a un test de ADN hizo que la Justicia le adjudicara la paternidad de Javier, en una sentencia contra la que, tiempo después, argumentó una serie de circunstancias que le libraron del reconocimiento legal.

Recuperar la esperanza

Durante todos estos años, Javier, que siempre ha preferido utilizar el apellido Sánchez, ha seguido con su vida al margen de los focos y desengañado de una carrera como cantante con la que no consiguió demostrar que, al menos, había heredado el talento artístico. Y así siguió hasta que, a través de los medios de comunicación, se enteró del éxito de Fernando Osuna en la demanda de paternidad de Manuel Díaz contra Manuel Benítez «El Cordobés». Fue entonces cuando abrigó la esperanza de que se revisara su caso. Dicho y hecho. Osuna contrató a unos investigadores domiciliados en Miami y «tras un intenso trabajo, ya que en esa casas hay unas normas de seguridad muy exigentes», consiguieron hacerse con parte de la basura que salía del domicilio y recuperar muestras orgánicas que ya han comparado en un laboratorio con las de su posible hijo. Ante el resultado, Osuna no tiene dudas: cree que la Justicia ordenará que Julio Iglesias se someta a una prueba de ADN, puesto que la obtenida por sus medios no es determinante, aunque sí un indicio.

Coincidencias de la vida, Julio Iglesias y Manuel Benítez «El Cordobés» no sólo fueron íntimos amigos en sus años de correrías y éxitos, sino que se han convertido en objetivo de un abogado que ha cosechado otro éxito espectacular: lograr la exhumación de los restos mortales de Leoncio González de Gregorio, marido de la duquesa de Medina Sidonia, y demostrar que tuvo una hija fuera del matrimonio llamada Rosario Bermudo.

Javier Sánchez, el hijo secreto de Julio Iglesias

Javier Sánchez, el hijo secreto de Julio Iglesias

Síguenos por @800noticias