Grecia decreta un ‘corralito’ y feriado bancario hasta el 6 de julio | 800Noticias
800Noticias
Internacionales

Atenas, Grecia | AFP | Las autoridades griegas decretaron este domingo un ‘corralito’ y el cierre de los bancos hasta el 6 de julio, al día siguiente del referéndum que motivó este fin de semana la ruptura de las negociaciones con los acreedores en Bruselas.

Desde el 28 de junio al 6 de julio los bancos permanecerán cerrados y sólo se podrán sacar 60 euros diarios por tarjeta de crédito en los cajeros automáticos, según un decreto gubernamental publicado en la madrugada del lunes en el diario oficial.

Sin embargo, esta limitación no afectará a los miles de turistas extranjeros que se encuentran en Grecia de vacaciones o a las personas que dispongan de una tarjeta de crédito emitida por una entidad en el extranjero.

Firmada por el primer ministro Alexis Tsipras, esta medida se debe al “carácter de extrema urgencia y a la necesidad imprevista de proteger al sistema financiero y a la economía griegos ante la falta de liquidez provocada por la decisión del Eurogrupo del 27 de junio de no ampliar el plan de ayuda a Grecia” que expira el 30 de junio.

La Bolsa de Atenas también permanecerá cerrada, al menos este lunes, según una fuente cercana al dossier.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, compareció en la noche del domingo en la televisión para invitar a la población a mantener la calma.

“Los depósitos de los ciudadanos en los bancos griegos están totalmente garantizados”, al igual que el pago de los salarios y las pensiones, sostuvo.

El primer ministro también anunció que volvió a pedir a la Unión Europea y al Banco Central Europeo (BCE) una extensión del programa de ayuda para el país, que expira este martes. Este mismo día concluye el plazo para pagar 1.500 millones de euros al FMI. Con las arcas vacías y si no se encuentra una solución antes, Grecia podría caer en ‘default’.

– Nerviosismo en los mercados –

La demanda de las autoridades ha sido dirigida “al presidente del Consejo Europeo y a los 18 dirigentes de los Estados miembros, además del presidente del BCE, de la Comisión y del Parlamento Europeo” y añadió que “esperaba una respuesta inmediata”.

“Son los únicos que pueden, lo más rápido posible, incluso esta noche, revertir la decisión del Eurogrupo y ofrecer la posibilidad al BCE de restablecer el flujo de liquidez a los bancos”, sostuvo.

En los mercados financieros internacionales, proclives al pánico, se espera una jornada movida en la línea marcada por las bolsas asiáticas que operaban en rojo. Tokio perdía 2,25%, Sydney cedía 1,62%, Seúl 1,17%, Taipei 1,70% y Hong Kong 1,46%.

El euro llegó a caer a 1,0969 dólares en los primeros intercambios asiáticos frente a los 1,1169 del viernes en Nueva York, antes de recuperarse un poco a 1,1012 dólares.

– Señales positivas de los acreedores –

Incluso antes de que el gobierno confirmara la imposición del control de capitales, los ciudadanos se lanzaron a una frenética búsqueda de cajeros con dinero.

“Lo he intentado en varios cajeros, 5, 6, 8, 10…”, dijo a la AFP Voula, antes del anuncio. “Estoy preocupada, triste y enfadada con el gobierno. Los odio”.

Fuera de Grecia, igualmente, la preocupación crece. Varios países, entre ellos Alemania, aconsejaron a sus ciudadanos que lleven suficiente dinero en metálico si viajan a Grecia.

Sin embargo, los acreedores emitieron el domingo algunas señales positivas.

El Banco Central Europeo dio un respiro a Atenas el domingo al anunciar el mantenimiento del “nivel de suministro de liquidez con carácter de urgencia para los bancos griegos decidida el viernes”, pero dijo que no elevaría el tope establecido para el sistema de financiamiento de emergencia.

El comisario europeo de Economía, Pierre Moscovici repitió en Twitter el mantra de la Comisión: “La puerta sigue abierta” para negociar.

El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, divulgó la propuesta de los acreedores “para informar al pueblo griego”.

Junker tiene previsto comparecer ante la prensa el lunes a las 10H45 GMT.

Asimismo, altos funcionarios del G7 analizaron el domingo la crisis de Grecia y la situación en la zona euro, confirmó una fuente canadiense.

El primer ministro francés, Manuel Valls, exhortó a los griegos a que “vuelvan a la mesa de negociaciones” y pidió que se “haga todo” lo posible para que Grecia siga en la zona euro.

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional, también acreedor, aseguró que sigue preparado “a ofrecer su ayuda”.

Para el ministro griego de Finanzas, Yanis Varoufakis, la pelota está en el tejado de las instituciones (UE, FMI y BCE) a las que pidió “buena voluntad” para negociar un acuerdo.

Tanto el presidente francés, François Hollande, como la canciller alemana, Angela Merkel, ya han convocado a sus gabinetes el lunes por la mañana para abordar la crisis helena.

Síguenos por @800noticias