+FOTOS| ESPECIAL| Centro Simón Bolívar: Imagen del deterioro y la delincuencia del centro de Caracas | 800Noticias
800Noticias
Nacionales Caracas

@wandordumont

El Centro Simón Bolívar (C.S.B.) inaugurado en 1954, fue uno de los símbolos de una era de dictadura, pero también el punto de partido del modernismo de la ciudad de Caracas, el cual en la actualidad se ha convertido en la imagen de la delincuencia, deterioro y la falta de inversión durante una era democrática socialista.

También conocidas como las Torres de El Silencio, son dos torres gemelas de 32 pisos que gobiernan el centro de la capital, fueron construidas durante el gobierno del General Marcos Pérez Jiménez y fueron abiertas al público el 6 de diciembre de 1954. Estas infraestructuras sirven para unir de manera espléndida tres principales avenidas de la ciudad (Sucre, San Martín y Bolívar).

Tras un recorrido realizado por el equipo de 800Noticias en el C.S.B. se constató el estado de abandono de una de las postales de la capital de la República, que solo cuando hay puesta de sol desde la avenida Bolívar es que vale la pena ver la majestuosidad de esta obra arquitectónica realizada por el arquitecto Cipriano Domínguez.

En los pasillos de las Torres de El Silencio predominaban las paredes con mármoles de color arena o cubiertas de obras de artes de diferentes artistas venezolanos, pero están forradas del vandalismo de los grafitos, que no son para nada artísticas y en mucho de los casos son groserías.

La oscuridad es otro problema que azota a los comerciantes y personas que transitan por los túneles de las Torres de El Silencio, lo cual ha generado un aumento los robos a plena horas del mediodía y después de las tres de la tarde un toque de queda para trabajadores y todo aquel que se atreva a caminar por ahí. 

Por su parte los comerciantes los más afectados por todos los problemas, porque son los que pagan el “mantenimiento” del Centro Simón Bolívar, denunciaron el robo masivo de seis (6) establecimientos, los cuales fueron despojados de todos los artículos de venta hace dos semanas. Los dueños afectados señalaron que ningún cuerpo de seguridad ha abierto una investigación de lo ocurrido y peor aún ni la misma administración ha hecho algo al respecto para mejorar la seguridad.

La exigencia de los dueños de locales que son arrendados, exigen una permanente presencia de los efectivos policiales en las Torres de El Silencio, lo cual permitiría que las personas en vez de usar ese tiempo de estadía por esa zona que debería ser para relajarse, consumir algo en los diverso locales de comida o comparar algún artículo en la tiendas, y no que los que transiten por los túneles lo hagan corriendo para evitar los robos.

Un último dato:  en la parte superior del Centro Simón Bolívar hay un contingente de la Guardia Nacional Bolivariana con tanquetas y más de 50 efectivos, además un apoyo de la PNB con cuerpos antimontines, los cuales solo sirven al parecer para proteger la sede del Consejo Nacional Electoral, mientras que el resto de todo el complejo está desprotegido y a manos de la delincuencia. La pregunta sería; ¿A quién le hace más falta todo esa seguridad: al Poder Electoral o los venezolanos que hacen vida en las Torres del Silencio?

Síguenos por @800noticias