FIFA tiene reservas que le protegen de una eventual quiebra | 800Noticias
800Noticias
Deportes

AFP

¿La FIFA corre riesgo de quiebra? Esta alarmante hipótesis ha sido apuntada por uno de los favoritos en las elecciones presidenciales, el jeque Salman, pero los expertos aseguran que la instancia suprema del fútbol tiene reservas que le protegen de una eventual bancarrota.

“Es verdad que los patrocinadores han accionado el pedal del freno, pero no creo que exista un peligro verdadero”, asegura un antiguo alto cargo de la FIFA.

Lejos de las advertencias catastróficas del jeque bahrení, la FIFA debería en efecto presentar pérdidas en el ejercicio 2015, algo más de 90 millones de euros, según una fuente cercana al organismo, pero es una cantidad minúscula comparado con los 1.500 millones de dólares que según los cálculos tendría el organismo en su reserva.

En enero, el aspirante Salman lanzó la alerta: “Los resultados financieros han empeorado sensiblemente en el último ejercicio (…) Estamos frente a un déficit que alcanza proporciones insospechadas si la nave no cambia de rumbo (…) De aquí a 2018, la FIFA habrá agotado sus reservas si se mantiene el statu quo y si sigue habiendo una pérdida sustancial de los ingresos por derechos televisivos y marketing”.

El jeque criticó además “las nuevas propuestas de algunos candidatos que aumentarían los gastos en 1.000 millones de dólares en cuatro años”.

“Mi plan es no llevar a la FIFA a la bancarrota, sino reestructurarla y revitalizarla”, precisó.

Contratos de los Mundiales

Para un especialista en marketing deportivo consultado por la AFP, “la señal de alarma lanzada por Salman es sobre todo un argumento electoral”.

“Incluso si se echa mano a las reservas para aumentar los programas de desarrollo, la FIFA puede contar con el dinero de los contratos ya firmados para los dos próximos Mundiales de 2018 y 2022 y ningún gran patrocinador ha abandonado recientemente el barco, por lo que los recursos están ahí”, añadió.

“El fútbol sigue siendo de lejos el deporte más atractivo para los anunciantes”, añade un responsable de marketing de una gran federación deportiva.

“Es el deporte número uno en el mundo, con 2.200 millones de seguidores según un reciente estudio, es decir, un 49% del público, muy por delante del resto de deportes. Es el único deporte verdaderamente universal”, insistió este especialista que pidió el anonimato.

“Por lo tanto, los actuales patrocinadores no tienen interés en marcharse para dejar el lugar a la competencia”, concluyó.

Dos grandes patrocinadores decidieron poner fin a sus acuerdos con la FIFA, Emirates y Sony, ambos en noviembre de 2014, es decir, antes del estallido del gran escándalo de corrupción que ha marcado a la institución en los últimos meses.

En octubre pasado, dos de los principales patrocinadores de la FIFA, Coca-Cola y McDonald’s, exigieron la marcha inmediata del presidente Sepp Blatter, suspendido después por un periodo de ocho años. Pero ninguna de estas empresas ha roto sus contratos con la instancia futbolística.

“Los patrocinadores históricos permanecen, pero en cambio, la FIFA tiene dificultades en encontrar nuevos socios”, agrega este responsable de marketing, que recuerda que el contrato con la firma china Alibaba E-Auto para el pasado Mundial de Clubes, disputado en diciembre en Japón, se cerró en el último minuto.

 Productos que generan interés

“Pese a que la FIFA tiene una enorme labor por delante para reconstruir la confianza en la organización, el interés por sus productos, como la Copa del Mundo, sigue siendo muy grande”, asegura Mike Laflin, especialista en marketing deportivo y director general y fundador de Sportcal, un ‘think tank’ británico especializado en deportes.

“Contrariamente a la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), la credibilidad de los productos de la FIFA no se ha visto afectada. Algunos miembros del comité ejecutivo han sido detenidos y están acusados de corrupción, pero no han hecho nada, hasta donde conocemos, que haya afectado al resultado de las competiciones, que no es el caso del atletismo”, precisó.

Para Laflin, la FIFA tiene “ingresos estables y un bello futuro si logra solucionar sus problemas de gobernanza”.

Esa será la principal misión del sucesor de Blatter, que se elegirá el 26 de febrero. De momento y salvo alianzas o retiradas hasta esa fecha, el jeque Salman se disputará el puesto con el italosuizo Gianni Infantino, el príncipe jordano Ali Bin Al Hussein, el francés Jérôme Champagne y el sudafricano Tokyo Sexwale.

Síguenos por @800noticias