Enjambre de satélites constituirá la próxima generación de banda ancha, más rápida que la fibra óptica | 800Noticias
800Noticias
Tecnología

Multimillonarios visionarios invierten en sendos proyectos; uno de ellos incluso considera llevar Internet a Marte, para los futuros colonos humanos.

En noviembre fue presentado el proyecto SpaceX, iniciativa de Elon Musk, de Tesla Motors, que tiene como objetivo establecer un verdadero enjambre de microsatélites, para ofrecer acceso de banda ancha en grandes regiones del planeta. En esa oportunidad, se supuso que SpaceX se disponía a desarrollar estos satélites en cooperación con la empresa WorldVu Sattelites.

La semana pasada, Musk explicó más detalladamente el proyecto en una entrevista con la publicación Business Week. Musk señaló que la conexión de banda ancha satelital de hecho puede contribuir a una transmisión más rápida de datos en tiempo real, que los cables de fibra óptica. Al menos, esa sería la teoría.

“La velocidad de la luz es 40% más rápida en el vacío que encontramos en el espacio, que en la fibra óptica. El proyecto potencial, de largo plazo, es convertirnos en el medio primario para tráfico de Internet sobre largas distancias, con el fin de llevar conectividad a los residentes de áreas de baja densidad demográfica”, declaró Musk. Según explicó, los datos serán transmitidos desde el usuario hasta el satélite más cercano, que a su vez procederá a transmitirlos por una red satelital, hasta llegar a aquel situado más cerca del objetivo.

En la entrevista se indica que Musk y Greg Wyler, de WorldVu Satellites, son buenos amigos, pero que para SpaceX no es viable utilizar los satélites de Wyler.

“Greg y yo estamos fundamentalmente en desacuerdo sobre la arquitectura. Nosotros nos planteamos un satélite un nivel más sofisticado que la idea de Greg. La conclusión es que serán dos sistemas que compitan entre sí”, explicó Musk.

Al parecer, el planteamiento de Musk será realidad, ya que la semana pasada trascendió que la empresa de Wyler, que ahora ha cambiado de nombre a OneWeb, ha incorporado al proyecto a Qualcomm y Virgin como en calidad de inversionistas, con el fin de fabricar una constelación de 648 microsatélites, que serán situados en una órbita baja alrededor de la Tierra, con el fin de ofrecer Internet y telefonía a miles de millones de personas a escala global. El presidente de la junta directiva de Qualcomm, y el fundador de Virgin Media, Richard Branson, se han convertido en miembros de la junta directiva de OneWeb.

Los satélites de OneWeb no sólo tendrán la capacidad de comunicarse directamente con pequeños terminales de usuarios, sino también podrán contribuir a ampliar la cobertura de los operadores móviles que así lo deseen. Los terminales de OneWeb funcionarán como pequeñas estaciones base que ofrecerán acceso a 2G, 3G, 4G/LTE y WLAN.

“OneWeb diseña una infraestructura global de telecomunicaciones, que proporcionará acceso de bajo costo a Internet para sectores de la población que actualmente cuentan con poca cobertura”, explica Wyler en un comunicado.

Según la publicación Wall Street Journal, Wyler espera poder producir cada satélite a un precio cercano a los USD 350.000, con base en un principio de cadena de ensamblaje. En caso de concretarse tal objetivo, se estarían produciendo satélites a una fracción del precio normal de fabricación de tales aparatos. El costo total del proyecto será de 2000 millones de dólares.

OneWeb utilizará el sistema LauncherOne de Virgin Galactic, para poner en órbita los satélites. Se espera que la red satelital esté operativa durante 2018.

El planteamiento de SpaceX
La red de satélites de SpaceX consistirá, inicialmente, de 700 microsatélites, tendrá un precio de 10.000 millones de dólares, estará disponible en 5 años o más, y no se limita al planeta Tierra. Musk considera que su red satelital también podrían sentar la base para un sistema que podría llegar incluso hasta Marte, en caso de que en el transcurso de las próximas décadas ese planeta sea colonizado por los humanos.

“Para Marte también será importante contar con una red de comunicaciones. Es algo que, a mi juicio, debe hacerse, pero no veo nadie que lo haga”, declaró Musk, quien considera que el desarrollo de una red satelital en torno a la Tierra es una fuente de ingresos de largo plazo, que permitiría a SpaceX financiar una expansión hacia Marte.

Por su parte, Richard Branson declaró a Business Week que Musk carece de algo fundamental para establecer una red de estas características en torno al planeta Tierra: los derechos a las frecuencias, algo que OneWeb si posee.

“No creo que Elon puedan fabricar algo que compita. Greg tiene los derechos, y no hay espacio para una nueva red, en el sentido que no hay espacio físico. En caso que Elon quiera apostar por este sector, lo lógico habría sido vincularse a nosotros. Y si se me pide a apostar, yo diría que las posibilidades de tener éxito son mucho mayores mediante la cooperación, que trabajar en una iniciativa separada”, declaró Branson.

Fuente: diarioti.com

Síguenos por @800noticias