En terapia intensiva las UCI de hospitales de Maracaibo por falta de insumos | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

Con información de Panorama

Cerca de 3 millones de bolívares han gastado los parientes de Luis Araujo, de 53 años, en solo un mes. Un disparo en la cabeza fue el detonante de una odisea por conseguir los insumos y los exámenes que no están disponibles en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Universitario de Maracaibo (HUM).

“A veces, cuando les llegan, dan las medicinas. Pero a nosotros nos ha tocado sacar dinero de todas partes para pagar lo que no dan”, indicó su hermana María Araujo.

El Meropenem (antibiótico) encabeza la lista con la que recorren las farmacias. Además, deben realizar algunos estudios en laboratorios privados. “En cultivos llegamos a gastar hasta 60 mil bolívares semanales y los electrolitos nos salen en Bs 6 mil”, precisó Araujo.

Mientras que a Juan Moncada, de 19 años, lo internaron hace dos meses en la UCI del HUM por un choque séptico. Sus allegados reportan otras irregularidades: “A mi primo le han suministrado todo el tratamiento, pero la unidad no ha tenido aire acondicionado en todo el tiempo que lleva aquí. Estas condiciones son muy duras para quienes están en un estado tan delicado”, manifestó una prima del joven.

Otros familiares opinan que la excelente atención del personal médico se ve opacada por la “contaminación” que acecha a los pacientes de las dos salas de UCI de adultos, ubicadas en el cuarto piso del HUM. Aseguraron que algunos “han adquirido bacterias diferentes a las que tenían cuando ingresaron”.

Una enfermera intensivista confesó que “algunas veces los ventiladores mecánicos han fallado por la falta de mantenimiento” y que la avería del aire persiste desde hace dos años. La deficiencia de personal fue otro de los problemas que refirió.

Sin embargo, el secretario de salud del Zulia, Richard Hill aclaró que a los equipos de las UCI, en toda la entidad, se les hacen reparaciones preventivas que impiden las fallas. “Antes, ese tipo de mantenimiento se hacía muy poco, pero el Gobernador nos dio la orden y nos hemos abocado a reponer los filtros, engrasar, cambiar los repuestos, las correas (…)”, explicó el Hill. Añadió que, en los próximos días, enviarán el presupuesto para proseguir con esta tarea tan necesaria.

Sobre la falta de aire en el HUM, el director Samuel Viloria desmintió las acusaciones: “Los aires acondicionados de las UCI están operativos de manera normal. Solo falta un aire para reactivar un espacio de UCI exclusivo para el área cardiovascular, que tiene cuatro puestos”.

Prosiguió explicando que los aires  son de presión positiva, con filtros absolutos que impiden la entrada de agentes externos, y que, además, se limpian semanalmente.

En consecuencia, las bacterias que señalan los familiares no se reproducen dentro del lugar. “En las Unidades de Cuidados Intensivos ingresan pacientes en situación crítica. Se les colocan vías múltiples, están intubados. Ocurre que por su misma situación de inmunosupresión están más propensos a infecciones, incluso, provocadas por bacterias de su propio cuerpo, que por su condición se vuelven más agresivas”, aclaró el director.

 Desde el punto de vista estadístico, el nivel de infecciones se considera normal, si solo llega hasta el 6% de los internos. Cuando aumenta, se toman medidas especiales, “pero hasta el momento no se ha presentado un repunte. Epidemiología es muy estricta, está encima, haciendo mediciones todo el tiempo”, señaló.

Con referencia a las camas activas en las UCI del HUM, en el área de adultos hay 10 cupos, tres de ellos en aislamiento. En la pediátrica hay ocho y neonatología cuenta con once, en el piso siete.

Mientras que en la Maternidad Armando Castillo Plaza, que es la división ginecológica del HUM, hay 40 cupos de UCI pediátrica. “Se está trabajando en la remodelación de una nueva área, climatizándola, para aumentar los cupos de UCI materna”, prometió Viloria.

Por su parte, en el Hospital General del Sur denuncian que los cupos resultan insuficientes para la demanda de la población. “Llevamos a un familiar con un traumatismo de cráneo a las 10:00 de la noche y lo metieron en cuidados intensivos a las 8:00 de la mañana del día siguiente. Tuvimos que conseguir una palanca para que lo ingresaran”, contó Ofir Muñoz.

En este centro de salud disponen de once camas operativas; tres más se encuentran inoperantes, pero próximas a ser incorporadas. “Usualmente llegan las soluciones fisiológicas y los pañales, pero los medicamentos la mayor parte del tiempo faltan. Hay antibióticos como el Ciprofloxacino que se solicitan y no los envían”, reveló una trabajadora.

Estas carencias afectan a Rogelio Durán, de 25 años, quien debe recibir, diariamente, tres ampollas de bicarbonato de sodio, tres de Ciclokapron, tres de Metronidazol y dos de Ciprofloxacino, en el General del Sur. Su esposa, Eva Cordero, asegura que ha gastado 140 mil bolívares por día, desde que fue internado, el lunes 27 de marzo.

El escenario se repite en el Hospital Central de Maracaibo, donde los familiares se convierten en “farmacias ambulantes”. Richard González dijo que le pidieron batas, guantes, soluciones y antibióticos para su esposa.

“Aquí la UCI fue reinaugurada en abril de 2016, con seis camas; no obstante, actualmente funcionan cuatro”, así lo dio a conocer uno de los médicos.

En el Hospital de Especialidades Pediátricas, la unidad se encuentra en óptimas condiciones en lo que se refiere a dotación de insumos y tratamientos. “Comparado con otros servicios de la ciudad, es la mejor. Lo que no tenemos, de alguna manera lo conseguimos”, expresó la doctora Susana Sánchez, adjunta de guardia.

En este centro de salud tienen cupo para tres neonatos y tres niños “adultos”, sin embargo, según la necesidad, se podrían extender a ocho.

Frente a la escasez de materiales médicos y medicamentos en el resto de los hospitales, el secretario de Salud apuntó: “Nunca se han suministrado todos los insumos médicos a los hospitales, pero tratamos de dar todo lo que podemos”. Puntualizó que el abastecimiento se ubica entre 60 y 80%.

En relación con los requerimientos de camas, Richard Hill enfatizó que próximamente incorporarán “12 cupos a la UCI del Hospital de Veritas y ocho al de Cabimas”. Del mismo modo, mantienen disponibles las ofertas de trabajo para neonatólogos e intensivistas en toda la región.

Síguenos por @800noticias