El Cementerio La Chinita tomado por la inseguridad | 800Noticias
800Noticias
Nacionales

Panorama.-   Para la familia Villasmil ir al cementerio a colocar flores a su deudo en el cementerio La Chinita, ubicado en San Francisco, se ha convertido en una práctica deprimente por las condiciones en las que se encuentra el camposanto.

“Venimos todos los meses a hacerle mantenimiento a la parcela donde está mi mamá. Nos hemos encontrado con floreros de otras tumbas partidos, se han llevado las lápidas que son de metal y hasta la grama se la roban”, expuso Carmen Villasmil.

La falta de mantenimiento es otra de las fallas que presenta el cementerio y que denuncian los familiares de los muertos. “Algunas tumbas están totalmente desvalijadas y sus parcelas enmontadas”, dijo Álvaro Serrano, mientras limpiaba la tumba de su padre.

“Hace varios meses compramos, en el mismo cementerio, los cuadros de grama natural a un costo de 1.000 bolívares cada uno. Antes de que la administración la tomara la municipalidad, la empresa que tenía a cargo el cementerio se encargaba de todo eso, ahora cada quien se encarga de su parcela”, expuso Serrano.

Uno de los temas que más causa malestar en los dolientes es el robo de las lápidas de bronce con la que identifican a su familiar.

“Fui a visitar la tumba de mi madre y estuve casi una hora tratando de ubicarla porque para nuestra sorpresa se habían robado la placa. Acudimos hasta la administración del cementerio  y no nos dieron ninguna solución, solo se excusaron diciendo que de ese problema no tenían culpa”, manifestó Hebert Pérez, residente de Maracaibo.

Cada placa tiene un costo aproximado de 14 mil bolívares. “Cómo nos animamos a colocarle la placa de bronce si no existe nadie que cuide de este lugar, esa es plata mal invertida no hay garantía de que cuando volvamos la encontraremos”, manifestó Celmira Finol frente a la tumba de su madre.

Unas 17 lozas faltaban en la manzana donde están los restos de un familiar de Susana Marín, quien acude todos los fines de semana a ponerle flores.

“La única que se salvó fue la de mi familiar porque no es de metal, al resto no le dejaron ni los floreros y hasta las imágenes religiosas se las llevan o las rompen. Aquí no hay seguridad. Ya ni los muertos los respetan”, declaró Marín.

Una de las personas que labora en el lugar y quien pidió no ser identificado, expuso que después de las 2:00 de la tarde es un peligro ir al cementerio.

“Aunque el sol esté muy fuerte, la gente prefiere venir desde la mañana hasta el mediodía. Después que culminan los entierros nadie garantiza la seguridad de los visitantes”, dijo el trabajador a quien le cancelan 300 bolívares por cada fosa que abra para los sepelios.

“Somos 20 trabajadores a quienes nos pagan por el trabajo que realicemos en el día. No tenemos beneficios de ningún tipo. Algunos fueron despedidos cuando cambiaron de administración y no fueros reincorporados por la nueva gerencia”, detalló el trabajador.

“Hace un mes repararon la bomba del agua que estuvo mucho tiempo sin funcionar y esperamos que el riego sea permanente, al menos, para recuperar las áreas verdes que quedaron desiertas con tanta sequía”, manifestó Claudia de Bencomo.

Agregó que es común que en todos los cementerios  siempre se les realiza mantenimiento cuando se acerca el Día de los Difuntos, que es mañana precisamente, “pero el resto del año tienen que luchar contra de ineficiencia de la administración y la desidia de los dolientes que tampoco colaboran”.

Síguenos por @800noticias